FORO DE ESPAÑA
Login Registrarse FAQ Miembros Buscar FORO DE ESPAÑA





Gustavo Bueno y el materialismo en Intereconomía.

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión » Materialismo
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
José Miguel





Registrado: 16 Sep 2009
Mensajes: 278


Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mar Sep 07, 2010 7:26 am    Asunto: Gustavo Bueno y el materialismo en Intereconomía. Responder citando

Anoche me llevé una sorpresa cuando vi a Gustavo Bueno Jr. en el programa El gato al agua de Intereconomía. Compartió opinión junto a 5 tertulianos más. No sé si Gustavo Bueno acudirá regularmente a Intereconomía o sólo ha sido esta vez. Lo cierto es que sus opiniones sobre la actualidad, basadas en el MF, son un soplo de aire fresco en los miles de tópicos que filtran diariamente los tertulianos de todas las cadenas. Cuando Gustavo criticó el fundamentalismo democrático en razón a la actitud de IU respecto a la “tregua trampa” de la ETA, los demás lo miraban con caras de extrañados. No se atrevió Gustavo Bueno Jr. a ir mucho más allá por miedo a dar el cante, pero lo que dijo estuvo muy bien y sirvió para “oxigenar” los pobres argumentos que muchas veces se manejan en estas tertulias para el consumo masivo.

Esperemos que estas participaciones sirvan para que los ciudadanos puedan conocer y manejar el MF. Y también para que los demás tertulianos de radio y TV conozcan los argumentos de este sistema filosófico y los empiecen a manejar. Sólo así sería posible que la gente despertara de esta mala pesadilla de tópicos democráticamente correctos que tanto daño están haciendo a España.



Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Mar Sep 07, 2010 9:08 am    Asunto: Re: Gustavo Bueno y el materialismo en Intereconomía. Responder citando

José Miguel escribió:
Anoche me llevé una sorpresa cuando vi a Gustavo Bueno Jr. en el programa El gato al agua de Intereconomía. Compartió opinión junto a 5 tertulianos más. No sé si Gustavo Bueno acudirá regularmente a Intereconomía o sólo ha sido esta vez. Lo cierto es que sus opiniones sobre la actualidad, basadas en el MF, son un soplo de aire fresco en los miles de tópicos que filtran diariamente los tertulianos de todas las cadenas.
Cita:
Cuando Gustavo criticó el fundamentalismo democrático en razón a la actitud de IU respecto a la “tregua trampa” de la ETA, los demás lo miraban con caras de extrañados. No se atrevió Gustavo Bueno Jr. a ir mucho más allá por miedo a dar el cante, pero lo que dijo estuvo muy bien y sirvió para “oxigenar” los pobres argumentos que muchas veces se manejan en estas tertulias para el consumo masivo.

Esperemos que estas participaciones sirvan para que los ciudadanos
puedan conocer y manejar el MF. Y también para que los demás tertulianos de radio y TV conozcan los argumentos de este sistema filosófico y los empiecen a manejar. Sólo así sería posible que la gente despertara de esta mala pesadilla de tópicos democráticamente correctos que tanto daño están haciendo a España.


José Miguel nos trae también aire freco casi todos los días. Gracias por ello y por todas tus aportaciones hasta en la época estival.
No ví Intereconomía anoche, pues Manuel Antonio Rico me ocupó hasta las 12, y ya ...
¿Sabes si habrá vídeo de esta intervención y dónde obtenerlo?
Por lo que dices (y tú y yo hemos hablado de esto), el aire fresco de infiltración en las tertulias de la crítica filosófica, como método de separar, cribar, comparar, referir y dilucidar conceptos, es imprescindible para que cale en la sociedad (ese término tan abstracto y tan concreto a la vez) ese materialismo filosófico que ha de desplazar, por inteligible y sensible, a cualquier otro que pretenda sentar plaza en los foros de la ciudadanía hispana.



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
José Miguel





Registrado: 16 Sep 2009
Mensajes: 278


Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mie Sep 08, 2010 5:16 pm    Asunto: Responder citando

Hombre, José Luis, bienvenido de nuevo por estos foros. En cuanto al vídeo, lo he estado buscando y nadie lo ha subido todavía a Internet.

Para mi gusto en la tertulia había demasiada gente (6 tertulianos más el moderador) y era difícil desarrollar in extenso las ideas del MF. Así que el hijo de Gustavo Bueno hacía lo que podía. Ya sabes que el MF no es un sistema cuyos argumentos se expliquen precisamente en dos palabras. Por eso con este tipo de formatos para el consumo masivo es difícil promocionar este sistema, sobre todo cuando otros tertulianos vienen a soltar los tres tópicos que se han aprendido de carretilla y no escuchan a nadie, como en el caso de Carmen Tomás. Pero al menos esto servirá para que algunos telespectadores curiosos se acerquen a la obra de Gustavo Bueno y la conozcan con tranquilidad. Yo creo que después de todo esto es positivo. A ver si los votantes aprenden a filosofar por lo menos.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Sab Sep 11, 2010 6:33 pm    Asunto: Re: MATERIALISMO FILOSÓFICO Responder citando

José Miguel escribió:
Hombre, José Luis, bienvenido de nuevo por estos foros. En cuanto al vídeo, lo he estado buscando y nadie lo ha subido todavía a Internet.

Para mi gusto en la tertulia había demasiada gente (6 tertulianos más el moderador) y era difícil desarrollar in extenso las ideas del MF. Así que el hijo de Gustavo Bueno hacía lo que podía. Ya sabes que el MF no es un sistema cuyos argumentos se expliquen precisamente en dos palabras. Por eso con este tipo de formatos para el consumo masivo es difícil promocionar este sistema, sobre todo cuando otros tertulianos vienen a soltar los tres tópicos que se han aprendido de carretilla y no escuchan a nadie, como en el caso de Carmen Tomás.
Cita:
Pero al menos esto servirá para que algunos telespectadores curiosos se acerquen a la obra de Gustavo Bueno y la conozcan con tranquilidad. Yo creo que después de todo esto, es positivo. A ver si los votantes aprenden a filosofar por lo menos.


Acercarse al materialismo filosófico requiere voluntad. Y hoy ésta escasea. Tal vez porque la disciplina se ha ahuyentado de todos los programas y de todo diálogo. La educación socialista pasa factura por doquier. Y los programas de TV, zafios ellos, per se, han suplantado, ya no sólo los protocolos, sino aquellos mínimos que todavía la EGB aportaba, bien llevados por gente espabilada. Pero la LOE, la Logse y la madre que lo parió de los gobiernos socialistas, zafios ellos, también per se, han dado al traste con todo. Y quieren ocupar ese vacío con los psicólogos. Más vacio, más angustia, más zafiedad y más falsedad a ambos lados del río de la desesperanza.

Yo quiero hoy aportar algo de clarificación en este TEMA.

MATERIALISMO FILOSÓFICO

Cuando me refería, más arriba, a que, con motivo de la tertulia en Intereconomía, que José Miguel nos trajo a la actualidad, el materialismo filosófico debería sentar plaza de ciudadanía en las tertulias cotidianas e incluso en el modo de comunicación periodística y el trato diario en la concepción de las cosas y el uso de las palabras, desplazando a cualquier otro materialismo registrado en la historia de la filosofía, me refería, digo, a la necesidad de precisar que con el término “MATERIALISMO” se trata de resaltar la operación con la materia, con las cosas, (no con espíritus ni ficciones), y su confrontación con el idealismo y el subjetivismo psicológico es evidente. Y en cuanto materialismo filosófico su confrontación con el materialismo histórico, también lo es (amén de otros muchos materialismos: sociológicos, tecnológicos, políticos, religiosos, groseros (Holbach), culturales o religiosos.
Ahora bien, si la FILOSOFÍA opera con ideas, el materialismo filosófico es una concepción metodológica que teje la realidad por conjugación de las ideas y de las cosas: de las ideas a través de las cosas y de éstas a través de las ideas.
Por consiguiente, si se opera con el orden de las ideas y el orden de las cosas como mundos separados y exentos, como si de sustancias constituidas se tratara, se cae en sustancialismos historicistas que han dado lugar a concepciones de la historia de muy distinto calado, como por ejemplo el IDEALISMO HISTÓRICO, la HISTORIA DE LA HUMANIDAD, el HUMANISMO CONSTITUIDO desde la margen del Dios providente y reparador (como EGO TRANSCENDENTAL), que vela por los derechos humanos y el buen nombre del hombre.
Las IDEAS, en este caso mueven el mundo y la historia, y ¿a qué precio? Al precio de que el orden de las cosas queda periclitado y reducido al de las ideas. Pero, ¿quién está detrás de esa fuerza ideal causante del movimiento y de la cristalización de la realidad?
Esta objeción sería un reparo para todo idealismo histórico absoluto. Y bastaría esta para considerarlo derrotado a la luz de la filosofía crítica.
Por el contrario, si prima el orden de las cosas por encima del de las ideas, éstas se tornarán epifenómenos o puros reflejos, “superestructuras”, diría Marx,
Es el caso del MATERIALISMO HISTÓRICO, donde se concibe la historia económica (con otros ingredientes) como el envolvente de la trama humana en sus dimensiones estructurales y superestructurales, ideológicas, culturales y religiosas.
No lejos de este materialismo histórico, ya consagrado como ideología y credo religioso, habría que reseñar los materialismos naturalistas al rebozo de Freud (el instinto), Nietzsche (la voluntad como poder), o Schopenhauer (la naturaleza como voluntad y representación).
El carácter metafísico e idealista que anida en él, amén de su sustancialismo, le invalida terminantemente. ¿Quién está detrás de esa fuerza mecánica programada, tanto si es exterior como interior o inmanente?
EL MATERIALISMO FILOSÓFICO, sin embargo, opera con las cosas y las ideas en una dialéctica conjugada; y en cuyo proceso, partiendo de términos y relaciones entre las mismas, se entreteje una construcción técnica, que da lugar a una idea salida de allí y transportada a otras situaciones similares o contrarias, dando lugar a organizaciones de un tipo o de otro que constituyen la llamada “realidad” o el llamado “mundo”. La idea de instrumento cortante (sílex), la idea de vacío entre dos superficies en una construcción, la idea de triángulo en una medida de distancia con un vértice de referencia, &c.
Esta es la razón por la que se dice que la filosofía es un conocimiento de segundo grado. Parte de la manipulación de las cosas, de una técnica de construcción, de un envolvente instrumental, de una necesidad de sobrevivir en un medio hostil al que se enfrenta de muy diverso modo o con la espada o con la palabra dando nombre a las cosas y abstraer su significado para otras.
La Polis, ya configurada política y económicamente ha sido el origen de la filosofía, porque es donde han podido tomar cuerpo ideas que luego han germinado y han proliferado en la historia de la filosofía como ideas generatrices de otras muchas. He ahí la idea de “Naturaleza” (Mi), la idea de Ego trascendental (E), la idea de Materia (M).



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Mie Sep 29, 2010 10:00 am    Asunto: Re: MATERIALISMO FILOSÓFICO Responder citando

Jose Luis escribió:
[

[code]
Cita:
La Polis, ya configurada política y económicamente ha sido el origen de la filosofía, porque es donde han podido tomar cuerpo ideas que luego han germinado y han proliferado en la historia de la filosofía como ideas generatrices de otras muchas. He ahí la idea de “Naturaleza” (Mi), la idea de Ego trascendental (E), la idea de Materia (M[/
code]).


A partir de mi última intervención en este tema y tomando como referencia esta última cita mía, no quisiera dejar pasar por alto alguna matización al respecto.

Los que seguís la exposición de EL PORVENIR DE LA FILOSOFÍA en las sociedades democráticas, donde G. Bueno reexpone las tres conferencias inaugurales de la Escuela de Filosofía de Oviedo, pronunciadas en la misma Fundación los días 19 y 26 de abril, y 10 de mayo, habréis advertido sobradamente que su intención, después de aclarar la diferencia entre la filosofía del porvenir y el porvenir de la filosofía, (la esencia y la existencia), primordialmente se dirige a desenmascarar las filosofías de carácter sustancialista (Brentano) y apuntalar la realización de la filosofía en las democracias fundamentalistas.
Ni la filosofía en el porvenir va a tener menos campo ante la proliferación de las ciencias ni el porvenir de esa filosofía va a ser menos rica.


En una «sociedad del porvenir», próxima a la que hemos tomado como referencia, ¿qué lugar podría corresponder a la filosofía?
Desde luego, los «contenidos» de su propio campo, o de su materia propia –lo que hemos llamado el porvenir de su esencia–, se verían incrementados asombrosamente, y ningún temor habría que tener procedente del supuesto «agotamiento de su materia». El desarrollo de las ciencias no estrecha su campo, sino que lo amplía. Por ejemplo, los problemas filosóficos en torno al espacio/tiempo son mucho más precisos y abundantes (después de Einstein, después de la teoría de la expansión del universo, después de la teoría del big bang) de lo que pudieron serlo en la época de Aristóteles, de Santo Tomás o de Kant. Las tareas filosóficas de levantamiento del mapamundi, y discusión con los heredados, son en el próximo porvenir más urgentes que hace un siglo.
http://www.nodulo.org/ec/2010/n103p02.htm


EL MATERIALISMO FILOSÓFICO, sin embargo, plantea este asunto de muy opuesto modo: LA DIALÉCTICA CONJUGADA DE LAS COSAS Y LAS IDEAS.
El PENSAMIENTO no procede linealmente y de forma contínua, (lineana), sino como un proceso de intercambio, donde los términos y relaciones materiales de las cosas y las ideas entretejen la urdimbre de su propia construcción hasta adquirir el perfil de lo que llamamos “realidad” o “mundo”, y que señalamos con la letra (Mi).

Por ejemplo, la idea de instrumento cortante, del sílex, en la época paleolítica, o la idea de vacío entre dos superficies, o la idea de triángulo en una medida de campo de tres dimensiones con la distancia de un vértice de referencia, son ideas que brotan de esa misma materialidad (de elementos, términos y relaciones), y en cuya ejecución opera e interfiere un sujeto (que venimos llamando sujeto operatorio), y señalamos con la letra (E).
La idea de Naturaleza o Mundo (Mi), la idea de Ego trascendental o sujeto operatorio (E) y la idea de Materia (M) como fondo de una cosmovisión envolvente que traspasa a (Mi) y a (E) y explica el desarrollo de sus clasificaciones.
Recuerdo aquí, para aproximarnos al término “Materia” en la historia de la filosofía, al Ser de Parménides, al Nous de Anaxágoras y a la Materia de Aristóteles (neque quid, neque quale, neque cuantum, nec aliquid determinatum).
La filosofía arranca de las técnicas de construcción, de los envolventes instrumentales, de las necesidades elementales de supervivencia en medios hostiles, y a los que se enfrenta con la palabra (logos), dando nombre a las cosas y elevando su significado a la abstracción



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Mie Oct 06, 2010 10:19 am    Asunto: Re: ACOTACIONES AL MATERIALISMO fILOSÓFICO Responder citando

[quote="Jose Luis"][quote="Jose Luis"][

Cita:
desenmascarar las filosofías de carácter sustancialista (Brentano) y apuntalar la realización de la filosofía en las democracias fundamentalistas.
Ni la filosofía en el porvenir va a tener menos campo ante la proliferación de las ciencias ni el porvenir de esa filosofía va a ser menos rica.



Voy a hacer mención de dos aspectos que han quedado señalados en la cita anterior y que necesitarían ser resaltados.

A)-Uno sería el problema planteado por la esencia y la existencia de la filosofía en el futuro.
B)-Otro, la presentación de la historia de la filosofía como una continuidad lineal de corrientes y sistemas filosóficos enmarcados en escenarios macro-históricos, más o menos amplios, según autores y circunstancias a ellos circunscritos.

En cuanto al primer punto, A), cabría la posibilidad de plantearse la siguiente pregunta: en cuanto a su esencia, su contenido, ¿no quedará cercenada y desfigurada por la progresiva implantación de otras filosofías más suaves al paladar?
Y en cuanto a su existencia: ¿no quedará engullida por las ciencias del futuro cada vez más complejas?


El hecho es que la filosofía está desapareciendo de muchos programas y en países donde estuvo reconocida como auténtica propedéutica del saber.
Se escriben cada vez menos libros de filosofía. Y lo que sale a la luz raramente cubre la expectativa del nivel mínimo intelectual y crítico. Se trata de círculos cada vez más reducidos que suelen moverse en cerrados circuitos de comentarios a comentarios o en fárragos dispersos de noticias periodísticas.

G. Bueno dejó escrito hace tiempo, en polémica con Sacristán, “el papel de la filosofía en el conjunto del saber”. Hoy reeditado y puesto al día.

Dice así en su presentación: http://www.fgbueno.es/gbm/gb70pf.htmv
«Desde que Marx escribió que "los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo", está planteado con toda su fuerza, el tema de múltiples implicaciones, de la "muerte de la Filosofía".
¿Es posible la Filosofía como Ciencia? ¿Ha quedado reducida al reino de las Ideologías? ¿Es el marxismo una Antifilosofía? ¿Tiene sentido la existencia de una disciplina académica llamada Filosofía?
Gustavo Bueno, catedrático de Filosofía de la Universidad de Oviedo, inicia con este libro una polémica sobre estos temas, entre otros, motivada por el trabajo de Sacristán acerca de El lugar de la Filosofía en los estudios superiores. Sin duda es el comienzo, en España, de un debate teórico de extraordinaria importancia, en el centro del cual late la pregunta ¿qué es la Filosofía? desde una concepción de la práctica.»
http://www.fgbueno.es/gbm/gb70pf.htm

En cuanto al segundo punto, B) es bien conocida la presentación sistemática de las historias de la filosofía dividida en edades que se suceden, sin solución de continuidad, e incluso fases dentro de ellas, sin cuestionarse el por qué de unas y otras y la conexión que pueda fundamentarlas.
Sin embargo, si reparamos un poco en ello, vemos enseguida que no es posible concebir una historia de la filosofía sin una filosofía de la historia.

CONTINUARÁ



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Vie Oct 08, 2010 10:28 am    Asunto: CONTINUACIÓN Responder citando

Para Brentano la filosofía no era sino un impulso natural (impulso al saber), inscrito a su vez en plataformas muy variadas de las historias políticas, económicas, religiosas o tecnológicas, pero siempre presente, ahí, como acicate permanente de actividad.

Autores, como Burckhardt, resuelven ya la cuestión de la historia de la filosofía en filosofía de la historia al inscribirse en torno a una idea-gozne o eje que genera su movimiento. Para Burckhardt esta idea o ideas son el Estado, la Religión y la Cultura.

Spengler, en la “La decadencia de Occidente”, ve la filosofía de la historia bajo la idea predominante de “Culturas”, de diez siglos de duración, que, cual organismos independientes, nacen, crecen, se desarrollan y mueren, sin más problemas añadidos de teledirección alguna externa ni interna (diríase teleología o finalidad alguna).


En la “Filosofía de la Historia de Hegel” la idea filosófica central, cuya fuerza hace girar el movimiento entero de la historia, es el amanecer del espíritu, precisamente en Oriente, como Edad Antigua, su desarrollo vigoroso en Grecia-Roma, como Edad Clásica, su alianza con el cristianismo en Germania, como Edad Media, y la liberación de Lutero de la decadente Iglesia de Roma, como Edad Moderna.

Y no digamos nada de la filosofía de la historia de Marx, por otra parte bien conocida como materialismo histórico, cuya idea fundamental hace girar su historia en torno a una fase final, la abolición de la lucha de clases (que se correspondería precisamente con una edad transhistórica, es decir, que la verdadera historia empezaría cuando ha cesado la historia inhumana de guerra del género humano. Aparecerá el hombre nuevo con una nueva historia. ¿Dejaremos de ver una similitud en este punto con la aparición del cristianismo y la Nueva Jerusalén al final de los tiempos?



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
zarpax
Site Admin




Registrado: 27 Sep 2007
Mensajes: 618
Ubicación: Barcelona

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Vie Oct 08, 2010 4:41 pm    Asunto: Responder citando

Es muy curioso como estos autores "progres" tienen sus bastimentos y sillerías arquitectónicas en la escatología cristiana luteranizada: traer a este mundo inmanente la Gloria, el acabose fukuyamero..., sobre todo Hegel y Marx y, para este último, lo exacerbado de la superación por medio de la revolución (material) de la alienación, esto es, de la desigualdad.

Mientras que un autor católico (y conservador) como el Cardenal Hans Urs Von Balthasar cree el mundo real "insuperable" y ve como "irreversible" la caída del Edén. Por tanto, la Historia en él, no camina hacia una realización "terrenal", posible..., sino sólo hacia la muerte. Von Balthasar cree en el "otro mundo", en la "otra vida" en la cual sólo y en ella se podría realizar la Promesa, el Segundo y definitivo Adviento como proclaman su fe y las escrituras.

Es más racional, infinitamente, la idea de los católicos clásicos que no la Idea elevada al cubo de los progresistas. Comprender esto a mi me ha llevado toda mi vida. Sigo siendo ateo, claro.



_________________
José Mª Rodríguez Vega

...Post eventum vani sunt questus
(“Cuando aparece el necio todo son problemas”).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Sab Oct 09, 2010 11:11 am    Asunto: Re: CONTINUACIÓN Responder citando

Jose Luis escribió:
Para Brentano la filosofía no era sino un impulso natural (impulso al saber), inscrito a su vez en plataformas muy variadas de las historias políticas, económicas, religiosas o tecnológicas, pero siempre presente, ahí, como acicate permanente de actividad.

Autores, como Burckhardt, resuelven ya la cuestión de la historia de la filosofía en filosofía de la historia al inscribirse en torno a una idea-gozne o eje que genera su movimiento. Para Burckhardt esta idea o ideas son el Estado, la Religión y la Cultura.

Spengler, en la “La decadencia de Occidente”, ve la filosofía de la historia bajo la idea predominante de “Culturas”, de diez siglos de duración, que, cual organismos independientes, nacen, crecen, se desarrollan y mueren, sin más problemas añadidos de teledirección alguna externa ni interna (diríase teleología o finalidad alguna).


En la “Filosofía de la Historia de Hegel” la idea filosófica central, cuya fuerza hace girar el movimiento entero de la historia, es el amanecer del espíritu, precisamente en Oriente, como Edad Antigua, su desarrollo vigoroso en Grecia-Roma, como Edad Clásica, su alianza con el cristianismo en Germania, como Edad Media, y la liberación de Lutero de la decadente Iglesia de Roma, como Edad Moderna.

Y no digamos nada de la filosofía de la historia de Marx, por otra parte bien conocida como materialismo histórico, cuya idea fundamental hace girar su historia en torno a una fase final, la abolición de la lucha de clases (que se correspondería precisamente con una edad transhistórica, es decir, que la verdadera historia empezaría cuando ha cesado la historia inhumana de guerra del género humano. Aparecerá el hombre nuevo con una nueva historia. ¿Dejaremos de ver una similitud en este punto con la aparición del cristianismo y la Nueva Jerusalén al final de los tiempos?


CONTINUACIÓN


Y ¿qué diremos de la Filosofía de la Historia de S. Agustín?
La Ciudad de Dios fue concebida, a raíz de la caída del Imperio Romano, como idea teológico-histórica que cristaliza como historia de la Iglesia, donde tiene lugar la salvación del hombre, con la promesa de la venida de Cristo.
Y esta es la verdadera historia del hombre, o revolución de la humanidad, podríamos decir, al estilo de Marx con la implantación de la Revolución comunista. Se ha implantado con S. Agustín una era nueva: la Historia sagrada.

Y ¿qué decir de la historia de Augusto Comte?
Los tres estadios mediante los que concibe la historia sucediéndose desde la infancia hasta la plenitud:
a) estadio teológico
b) estadio metafísico
c) estadio positivo
no son sino etapas de desarrollo del conocimiento hasta la plenitud con la implantación de la ciencia por antonomasia bajo una Ley de unificación con su estática y su dinámica social.
Su filosofía de la historia, en torno a la que giraría toda su concepción filosófica, sería una creencia fundamentalista, sin paliativos, en la ciencia, que, a su vez, terminaría por ser la Gran Religión de la Humanidad en la Edad Contemporánea.

CONTINUARÁ



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Dom Oct 10, 2010 4:22 pm    Asunto: Re: CONTINUACIÓN Responder citando

CONTINUACIÓN

Cita:

Y ¿qué diremos de la Filosofía de la Historia de S. Agustín?
La Ciudad de Dios fue concebida, a raíz de la caída del Imperio Romano, como idea teológico-histórica que cristaliza como historia de la Iglesia, donde tiene lugar la salvación del hombre, con la promesa de la venida de Cristo.
Y esta es la verdadera historia del hombre, o revolución de la humanidad, podríamos decir, al estilo de Marx con la implantación de la Revolución comunista. Se ha implantado con S. Agustín una era nueva: la Historia sagrada.

Y ¿qué decir de la historia de Augusto Comte?
Los tres estadios mediante los que concibe la historia sucediéndose desde la infancia hasta la plenitud:
a) estadio teológico
b) estadio metafísico
c) estadio positivo
no son sino etapas de desarrollo del conocimiento hasta la plenitud con la implantación de la ciencia por antonomasia bajo una Ley de unificación con su estática y su dinámica social.
Su filosofía de la historia, en torno a la que giraría toda su concepción filosófica, sería una creencia fundamentalista, sin paliativos, en la ciencia, que, a su vez, terminaría por ser la Gran Religión de la Humanidad en la Edad Contemporánea.

CONTINUARÁ

La distancia cronológica entre S. Agustín y A. Comte no es óbice para agruparlos en este contexto de búsqueda de las ideas que mueven un sistema y una filosofía de la historia.
Incluso cabe afirmar que la influencia de un S. Agustín ha sido tan grande que, hasta nuestros días, pasando por la Baja y Alta Edad Media, está constantemente presente en las construcciones filosófico-teológicas.

S. Agustín, si bien distinguía dos mundos: el visible y el invisible, primaba el Mundo invisible o teológico sobre el visible o terrenal.

A. Comte, que había comenzado la descripción de la historia del conocimiento en el estadio teológico hasta su ascenso al estadio positivo o científico, termina unificando este último con una concepción teológica del mundo de la ciencia (el positivismo).

Y ahora voy a detenerme en el neopositivismo de WITTGENSTEIN. En él descubriremos también una idea deslumbrantemente teológica y metafísica en la concepción de su filosofía de la historia.
En las proposiciones finales del TRACTATUS, a partir de la 6.4, manifiesta un espíritu místico y sublime. Y los Diarios secretos parecen confirmarlo cuando, ante el horror de la guerra y la visión de la muerte, su ánimo queda quebrado aflorando una actitud religiosa con un tinte ético que inunda todo su ser.
Exige a la filosofía una respuesta al TODO de la vida, su sentido, su trascendencia, y a la lógica una metalógica que trascienda la instrumentalizad técnica del lenguaje y del simbolismo lógico y se instale más allá de la flecha del tiempo.

Literalmente en los Diarios secretos dice así:
“!Dios sea conmigo! Ahora se me presenta la ocasión de ser una persona decente, pues veo la muerte cara a cara. Mi materia se ha alejado de mí. La muerte es lo que da su significado a la vida”

CONTINUARÁ



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Dom Oct 10, 2010 6:11 pm    Asunto: Re: CONTINUACIÓN Responder citando

Jose Luis escribió:
CONTINUACIÓN

Cita:

Y ¿qué diremos de la Filosofía de la Historia de S. Agustín?
La Ciudad de Dios fue concebida, a raíz de la caída del Imperio Romano, como idea teológico-histórica que cristaliza como historia de la Iglesia, donde tiene lugar la salvación del hombre, con la promesa de la venida de Cristo.
Y esta es la verdadera historia del hombre, o revolución de la humanidad, podríamos decir, al estilo de Marx con la implantación de la Revolución comunista. Se ha implantado con S. Agustín una era nueva: la Historia sagrada.

Y ¿qué decir de la historia de Augusto Comte?
Los tres estadios mediante los que concibe la historia sucediéndose desde la infancia hasta la plenitud:
a) estadio teológico
b) estadio metafísico
c) estadio positivo
no son sino etapas de desarrollo del conocimiento hasta la plenitud con la implantación de la ciencia por antonomasia bajo una Ley de unificación con su estática y su dinámica social.
Su filosofía de la historia, en torno a la que giraría toda su concepción filosófica, sería una creencia fundamentalista, sin paliativos, en la ciencia, que, a su vez, terminaría por ser la Gran Religión de la Humanidad en la Edad Contemporánea.

CONTINUARÁ

La distancia cronológica entre S. Agustín y A. Comte no es óbice para agruparlos en este contexto de búsqueda de las ideas que mueven un sistema y una filosofía de la historia.
Incluso cabe afirmar que la influencia de un S. Agustín ha sido tan grande que, hasta nuestros días, pasando por la Baja y Alta Edad Media, está constantemente presente en las construcciones filosófico-teológicas.

S. Agustín, si bien distinguía dos mundos: el visible y el invisible, primaba el Mundo invisible o teológico sobre el visible o terrenal.

A. Comte, que había comenzado la descripción de la historia del conocimiento en el estadio teológico hasta su ascenso al estadio positivo o científico, termina unificando este último con una concepción teológica del mundo de la ciencia (el positivismo).
Y ahora voy a detenerme en el neopositivismo de WITTGENSTEIN. En él descubriremos también una idea deslumbrantemente teológica y metafísica en la concepción de su filosofía de la historia.
En las proposiciones finales del TRACTATUS, a partir de la 6.4, manifiesta un espíritu místico y sublime. Y los Diarios secretos parecen confirmarlo cuando, ante el horror de la guerra y la visión de la muerte, su ánimo queda quebrado aflorando una actitud religiosa con un tinte ético que inunda todo su ser.
Exige a la filosofía una respuesta al TODO de la vida, su sentido, su trascendencia, y a la lógica una metalógica que trascienda la instrumentalizad técnica del lenguaje y del simbolismo lógico y se instale más allá de la flecha del tiempo.

Literalmente en los Diarios secretos dice así:
“!Dios sea conmigo! Ahora se me presenta la ocasión de ser una persona decente, pues veo la muerte cara a cara. Mi materia se ha alejado de mí. La muerte es lo que da su significado a la vida”

CONTINUARÁ



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Lun Oct 11, 2010 4:50 pm    Asunto: Re: CONTINUACIÓN Responder citando

[quote="Jose Luis"]
Jose Luis escribió:
CONTINUACIÓN

Cita:

Y ¿qué diremos de la Filosofía de la Historia de S. Agustín?
La Ciudad de Dios fue concebida, a raíz de la caída del Imperio Romano, como idea teológico-histórica que cristaliza como historia de la Iglesia, donde tiene lugar la salvación del hombre, con la promesa de la venida de Cristo.
Y esta es la verdadera historia del hombre, o revolución de la humanidad, podríamos decir, al estilo de Marx con la implantación de la Revolución comunista. Se ha implantado con S. Agustín una era nueva: la Historia sagrada.

Y ¿qué decir de la historia de Augusto Comte?
Los tres estadios mediante los que concibe la historia sucediéndose desde la infancia hasta la plenitud:
a) estadio teológico
b) estadio metafísico
c) estadio positivo
no son sino etapas de desarrollo del conocimiento hasta la plenitud con la implantación de la ciencia por antonomasia bajo una Ley de unificación con su estática y su dinámica social.
Su filosofía de la historia, en torno a la que giraría toda su concepción filosófica, sería una creencia fundamentalista, sin paliativos, en la ciencia, que, a su vez, terminaría por ser la Gran Religión de la Humanidad en la Edad Contemporánea.

CONTINUARÁ

La distancia cronológica entre S. Agustín y A. Comte no es óbice para agruparlos en este contexto de búsqueda de las ideas que mueven un sistema y una filosofía de la historia.
Incluso cabe afirmar que la influencia de un S. Agustín ha sido tan grande que, hasta nuestros días, pasando por la Baja y Alta Edad Media, está constantemente presente en las construcciones filosófico-teológicas.

S. Agustín, si bien distinguía dos mundos: el visible y el invisible, primaba el Mundo invisible o teológico sobre el visible o terrenal.

A. Comte, que había comenzado la descripción de la historia del conocimiento en el estadio teológico hasta su ascenso al estadio positivo o científico, termina unificando este último con una concepción teológica del mundo de la ciencia (el positivismo).
Y ahora voy a detenerme en el neopositivismo de WITTGENSTEIN. En él descubriremos también una idea deslumbrantemente teológica y metafísica en la concepción de su filosofía de la historia.
En las proposiciones finales del TRACTATUS, a partir de la 6.4, manifiesta un espíritu místico y sublime. Y los Diarios secretos parecen confirmarlo cuando, ante el horror de la guerra y la visión de la muerte, su ánimo queda quebrado aflorando una actitud religiosa con un tinte ético que inunda todo su ser.
Exige a la filosofía una respuesta al TODO de la vida, su sentido, su trascendencia, y a la lógica una metalógica que trascienda la instrumentalizad técnica del lenguaje y del simbolismo lógico y se instale más allá de la flecha del tiempo.

Cita:
Literalmente en los Diarios secretos dice así:
“!Dios sea conmigo! Ahora se me presenta la ocasión de ser una persona decente, pues veo la muerte cara a cara. Mi materia se ha alejado de mí. La muerte es lo que da su significado a la vida”

CONTINUARÁ[/
quote]


CONTINUACIÓN



Recuerdo un episodio de oposiciones a cátedra de instituto, cuyo tribunal presidía el Sr. Cerezo, catedrático de Filosofía en la Facultad de Granada, que, presumiendo entender y comprender a Wittgenstein, por entonces muy de moda, espetaba al candidato la frase de la escalera usada por el autor del Tractatus. La frase de marras era ésta: cuando Wittgenstein afirma que una vez que se ha subido, ha de arrojarse la escalera, dígame Vd. ¿qué quería decir.?
Si la respuesta era que el autor concebía la filosofía como un ascenso al conocimiento pleno de la realidad, es decir, a un absoluto, entonces la escalera, y sus peldaños, (la filosofía) era ya inservible y habría que arrojarla: respuesta correcta.

El propio Wittgenstein recomienda salir del Tractatus, como del círculo de la lógica aprendiendo la huida del mosquitero, esto es, como la mosca aprende la salida por el cuello de la botella.

No lejos de esta visión se encuentra Kant, quien habría recomendado salir del estrecho círculo de la razón y aprender la salida por la vía de la voluntad si realmente se quería encontrar sentido al verdadero problema del hombre: ¿qué puedo saber?, ¿qué debo hacer?, ¿qué me es lícito esperar?, ¿qué es el hombre?

La frontera que separa lo que puede decirse de lo que no puede decirse lo cubre la voz del silencio en forma mística, en forma ética (¿qué debo hacer?).

El uso del lenguaje ordinario revela con más contundencia que el de la lógica ese otro mundo inexplicable, indecible e inexpresable. A ello va a dedicar Las Investigaciones filosóficas.

El lenguaje, como fuerza y magia de expresión y aparición de un mundo, muestra una lógica interna cuya estructura, dice, se corresponde (como isomorfismo) con la estructura de la realidad del mundo.

Pero, no deja de percibirse, detrás de todo esto, otro mundo de carácter metafísico (un Sujeto?, un Dios?), que posibilita el mundo de la lógica.

Afirmar que el lenguaje es mágico al hacer aparecer el mundo ante mí no le impide afirmar a continuación que el análisis lógico nos aclara ese hecho, pero no el por qué de ese hecho.

En esta tesis (de carácter metafísico) resuelve contundentemente su filosofía de la historia (otra vez, filosofía del ascenso del conocimiento y sus límites).
En la proposición 4,26, del Tractatus, (pág. 101, Alianza Edt. 1973) dice algo muy significativo:

“La enumeración de todas las proposiciones elementales verdaderas describe el mundo completamente”

Wittgenstein se decanta por un lenguaje simbolizado para evitar la confusión en la utilización de un signo con varios significados.
“Así nacen, dice, las confusiones fundamentales de las que está llena toda la filosofía” (3,324).

El primer Wittgenstein, como a veces se le llama, (el del Tractatus) cree haber deshecho el nudo de confusión filosófica con el análisis del lenguaje dejando fuera de él el sentido de las proposiciones del propio lenguaje.

Como se ve, es extraño este despropósito en un hombre del Círculo de Viena que intenta mejorar las cosas de la ciencia y de la filosofía con un golpe de fuerza de tal envergadura que ha creado Escuela hasta nuestros días. Compañeros de viaje no han faltado nunca en cualquier corriente filosófica.

(la próxima intervención la dedicaré al CÍRCULO DE VIENA)



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Jue Oct 14, 2010 8:59 am    Asunto: Re: CONTINUACIÓN Responder citando

[quote="Jose Luis"][quote="Jose Luis"]
Jose Luis escribió:
CONTINUACIÓN

Cita:
Como se ve, es extraño este despropósito en un hombre del Círculo de Viena que intenta mejorar las cosas de la ciencia y de la filosofía con un golpe de fuerza de tal envergadura que ha creado Escuela hasta nuestros días.
Compañeros de viaje no han faltado nunca en cualquier corriente filosófica.

(la próxima intervención la dedicaré al CÍRCULO DE VIENA)



EL CÍRCULO DE VIENA


Hace algún tiempo, (década de los 90), DISEÑO EDITORIAL, S. A. me encargaba un trabajo sobre Wittgenstein y A. J. Ayer (lenguaje, verdad y lógica).
A él me remito, al tomar alguna nota, para este breve capítulo, más las que pueda aportar hoy, aquí y ahora.

Hacia los años veinte, del siglo pasado, Moritz Schlick, preocupado por una revisión de las ciencias y la filosofía, promovió unas reuniones periódicas en Viena a fin de esclarecer un lenguaje de la ciencia intoxicado por la metafísica, y al mismo tiempo asignarle a ésta el puesto que debiera corresponderle.

Desde entonces se hizo célebre aquella frase de Wittgenstein: “todo lo que puede ser expresado, ha de serlo claramente”.
El propósito que se perseguía con estas reuniones era, por una parte, clarificar el lenguaje de la ciencia mediante una formulación lógica, y por otra, delimitar el campo de la filosofía mediante un análisis de las proposiciones gramaticales.

Los campos de la ciencia y de la filosofía quedarían diseñados bajo la denominación de POSITIVISMO LÓGICO, NEOEMPIRISMO O NEOPOSITIVISMO, para la ciencia, y la denominación de PROPOSICIONES ANALÍTICAS DE LA LÓGICA Y LAS MATEMÁTICAS para la filosofía.
Este grupo reunido en Viena se movió bajo un interés común: el estudio de los fundamentos de las matemáticas y de la lógica, teoría del conocimiento, lógica de las ciencias empíricas y filosofía del lenguaje.
Todos los componentes del grupo eran figuras relevantes en ciencia y en filosofía. Moritz Schlick era catedrático de filosofía de las Ciencias Inductivas, en Viena. Hans Hahn era matemático. Otto Neurath, sociólogo. Víctor Kraft, historiador. Félix Kaufmann, abogado. Philipp Frank, físico.
Posteriormente fueron uniéndose al grupo figuras tan prestigiosas como Kurt Gödel, Carl Hempel, Alfred J. Ayer, Karl Popper, L.V. Bertalanffy y Rudolf Carnap.

(CONTINUARÁ)



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Vie Oct 15, 2010 9:02 am    Asunto: Re: CONTINUACIÓN Responder citando

[quote="Jose Luis"][quote="Jose Luis"][quote="Jose Luis"]
Jose Luis escribió:
CONTINUACIÓN

EL CÍRCULO DE VIENA


Cita:
Posteriormente fueron uniéndose al grupo figuras tan prestigiosas como Kurt Gödel, Carl Hempel, Alfred J. Ayer, Karl Popper, L.V. Bertalanffy y Rudolf Carnap.
(CONTINUARÁ)


CONTINUACIÓN

Todos estos hombres querían unificar criterios en torno al uso y abuso de terminologías científicas y filosóficas a la hora de verificar la verdad de una proposición. ¿Hay isomorfismo entre el lenguaje y la realidad? ¿Hay adecuación entre la palabra (logos) y la cosa?
La verdad clásica, “veritas est adaequatio intellectus et rei” ¿se corresponde aquí con esta indagación?
Despejar este interrogante nos dispersaría por vías ya holladas desde los empiristas ingleses y más recientemente por Kant con los juicios sintéticos a priori (válidos para las matemáticas y no, para la filosofía).

La ciencia experimental incurre en el problema de la verdad científica verificable o inverificable. Si lo primero, el sentido de la verdad es el sentido de la verificabilidad (observación y contrastación). Si lo segundo, son palabras sin sentido, (aunque aquí, Wittgenstein hace una salvedad y añade que “sin sentido”, (refiriéndose a la filosofía), no quiere decir sin ningún sentido, (tal como se infiere del lenguaje místico, religioso, ético o metafísico).

Wittgenstein (1889-1951), nace en Viena, de familia judía. Sus primeros estudios fueron las matemáticas y la física. Lee Los principios de matemáticas de B. Russell (Principia matemática, 1910), se traslada a Cambridge en 1912 para estudiar con él. De este encuentro sale “el atomismo lógico” y el Tractatus logico-philosophicus (obra que no verá la luz hasta 1921), una visión del mundo como estructura lógico-matemática.

Teóricamente esta visión es una construcción del mundo en el que sus elementos primarios son concebidos como átomos independientes y aislados unos de otros y que un lenguaje lógico se encarga de analizar y construir un sentido.
Todo suceso, todo hecho que acaece es llamado “hecho atómico” con alguna significación expresada mediante una proposición atómica también, y de cuya correspondencia isomórfica surge la verdad.
Como resultado de esta construcción teórica, una proposición lógica es un símbolo del “hecho” correspondiéndose sus estructuras mutuamente en relación biunívoca, de tal modo que el mundo del lenguaje figura o refleja el mundo de los “hechos” (que Wittgenstein llama “teoría figurativa del sentido”).
Ahora bien, ¿por qué esto es así?
El autor del Tractatus no contesta, pero en las Investigaciones filosóficas recupera el lenguaje ordinario como si con él incidiera en la roturación de un campo metafísico inserto en las cuestiones éticas y religiosas.
En realidad, en las proposiciones finales, a partir de la 6,4 manifiesta un espíritu místico y sublime, como si nos estuviera amonestando de algo que se le escapa al lenguaje y solo pudiera expresarlo en forma de deseo, silencio y perplejidad



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Jose Luis





Registrado: 19 Mar 2008
Mensajes: 557




MensajePublicado: Jue Oct 21, 2010 10:11 am    Asunto: Re: CONTINUACIÓN Responder citando

[quote="Jose Luis"][quote="Jose Luis"][quote="Jose Luis"]
Jose Luis escribió:
Jose Luis escribió:
CONTINUACIÓN

EL CÍRCULO DE VIENA


Cita:
Posteriormente fueron uniéndose al grupo figuras tan prestigiosas como Kurt Gödel, Carl Hempel, Alfred J. Ayer, Karl Popper, L.V. Bertalanffy y Rudolf Carnap.
(CONTINUARÁ)


CONTINUACIÓN

Todos estos hombres querían unificar criterios en torno al uso y abuso de terminologías científicas y filosóficas a la hora de verificar la verdad de una proposición. ¿Hay isomorfismo entre el lenguaje y la realidad? ¿Hay adecuación entre la palabra (logos) y la cosa?
La verdad clásica, “veritas est adaequatio intellectus et rei” ¿se corresponde aquí con esta indagación?
Despejar este interrogante nos dispersaría por vías ya holladas desde los empiristas ingleses y más recientemente por Kant con los juicios sintéticos a priori (válidos para las matemáticas y no, para la filosofía).

La ciencia experimental incurre en el problema de la verdad científica verificable o inverificable. Si lo primero, el sentido de la verdad es el sentido de la verificabilidad (observación y contrastación). Si lo segundo, son palabras sin sentido, (aunque aquí, Wittgenstein hace una salvedad y añade que “sin sentido”, (refiriéndose a la filosofía), no quiere decir sin ningún sentido, (tal como se infiere del lenguaje místico, religioso, ético o metafísico).

Wittgenstein (1889-1951), nace en Viena, de familia judía. Sus primeros estudios fueron las matemáticas y la física. Lee Los principios de matemáticas de B. Russell (Principia matemática, 1910), se traslada a Cambridge en 1912 para estudiar con él. De este encuentro sale “el atomismo lógico” y el Tractatus logico-philosophicus (obra que no verá la luz hasta 1921), una visión del mundo como estructura lógico-matemática.

Teóricamente esta visión es una construcción del mundo en el que sus elementos primarios son concebidos como átomos independientes y aislados unos de otros y que un lenguaje lógico se encarga de analizar y construir un sentido.
Todo suceso, todo hecho que acaece es llamado “hecho atómico” con alguna significación expresada mediante una proposición atómica también, y de cuya correspondencia isomórfica surge la verdad.
Como resultado de esta construcción teórica, una proposición lógica es un símbolo del “hecho” correspondiéndose sus estructuras mutuamente en relación biunívoca, de tal modo que el mundo del lenguaje figura o refleja el mundo de los “hechos” (que Wittgenstein llama “teoría figurativa del sentido”).
Ahora bien, ¿por qué esto es así?
El autor del Tractatus no contesta, pero en las Investigaciones filosóficas recupera el lenguaje ordinario como si con él incidiera en la roturación de un campo metafísico inserto en las cuestiones éticas y religiosas.
Cita:
En realidad, en las proposiciones finales, a partir de la 6,4 manifiesta un espíritu místico y sublime, como si nos estuviera amonestando de algo que se le escapa al lenguaje y solo pudiera expresarlo en forma de deseo, silencio y perplejidad


La disputa sobre la naturaleza y función de la filosofía venía desde muy atrás. Kant pretendió superar los sistemas metafísicos contradictorios y asegurar las bases que hubieran de justificarla. Fichte, Hegel, Schelling, Schopenhauer, Nietzsche, Hurssel, Brentano &c son algunos de los autores que intentan resaltar aspectos de la filosofía con algún carácter científico.
Esta intencionalidad les lleva a un análisis (carácter analítico de la filosofía), que va
a generar la actitud positivista, es decir, la convicción de que las ciencias empíricas son la única fuente segura de conocimiento, dejando atrás como un pesado lastre la filosofía del ser (así la tesis de un Parménides sería no significativa por ser inconcebible una verificación empírica).
Sin embargo, en muchos aspectos el criterio neopositivista no pasó de ser una metodología o una actitud mental no exenta de implicaciones metafísicas como una visión del mundo más (“weltanschauung”, como gusta decir a los alemanes).
Rotos, entonces, los vínculos entre la función de la filosofía y la ciencia como fuentes de conocimiento, el istmo que podía aún mantenerla imbricada a su carácter científico lo propugnó la fenomenología, y aquí aparece la figura de Franz Brentano (1838-1917), exsacerdote católico, quien, como perteneciente al grupo insatisfecho de teólogos, prueba con la psicología lo que no le concedió la teología, es decir, experimentar con los fenómenos psíquicos como si de actos de la conciencia o contenidos de ella misma se tratase en relación con actos inexistentes. De aquí, la “intencionalidad de la conciencia” que intrínsecamente la relaciona con un objeto, esté donde esté, sin plantearse su situación o su naturaleza extramental (psicología descriptiva). Es por ello por lo que entra en juego en esta descripción, que ha elegido como la más oportuna para el análisis que se propone, el hecho mismo innegable, a ojos de todo el mundo, de la representación de algo (noema) en la conciencia y que inclina implícitamente a un juicio afirmativo o negativo y a unos sentimientos de aprobación o rechazo tanto como de agrado o desagrado.
Esta tesis le sitúa en el grupo de los que consideran a la filosofía como disciplina imperativa de objetos y juicios morales. Así aparecen, bajo la denominación de Escuela Austríaca, autores como Carl Stumpf, psicólogo y maestro de Edmund Husserl, quien a su vez lo fue de Martín Heidegger.
No olvidemos que Hurssel escribió Crisis de las ciencias europeas para indicar que la situación por la que estaba pasando el conocimiento de la ciencia y de la filosofía era crucial, y es por ello por lo que asigna el título de ciencia a la Fenomenología en tanto en cuanto cree analizar la estructura misma de la conciencia como fundamento y manifestación de aquello que está sucediendo en ella como conocimiento (noesis) y como huella o dato (noema) estableciéndose inextricablemente entre ambos una correspondencia biunívoca (por la misma naturaleza de las cosas).
Y aunque Hurssel vio en Descartes la anticipación de su fenomenología, sin embargo, no aceptó nunca el yo (el ego cartesiano) como substancia espiritual exenta (res cogitans) porque un sujeto se corresponde con un objeto en una relación que en lógica se llama trascendental ( el sujeto se trasciende en el objeto, sale de sí ( de su solipsismo) y se fusiona con el objeto y de este modo nada puede concebirse sino como objeto de la conciencia, que es tanto como decir que el mundo se constituye.
El riesgo de interpretar tal osadía como idealismo puro y duro no se hizo esperar en fenomenólogos como Heidegger, que rechazó este aserto para una concepción del ser exento. Y Sartre mismo cree salir de tal laberinto afirmando que la conciencia es lo que no es, y no es lo que es, (su imbricación con la realidad la inhabilita para desmembrarse de ella y concebirla como isla flotante en la atmósfera del pensamiento).



_________________
Jose Luis
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión » Materialismo Todas las horas son GMT
Todas las horas son GMT
Página 1 de 1


 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001- 2004 phpBB Group
Designed for Trushkin.net | Styles Database

Crear foro phpbb | foros de Politica | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps hosting especialidado en foros phpbb ssd en Desafiohosting.com