FORO DE ESPAÑA
Login Registrarse FAQ Miembros Buscar FORO DE ESPAÑA

¡La culpa es del marxismo, imbéciles!

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión » Economía
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
José Miguel





Registrado: 16 Sep 2009
Mensajes: 278


Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mie Jun 23, 2010 4:46 pm    Asunto: ¡La culpa es del marxismo, imbéciles! Responder citando

Juan Ramón Rallo dice las cosas como son aunque moleste a septimianos y biempensantes de lo políticamente correcto. Estas son las verdades del barquero. Sólo en la medida en que el Estado y los sindicatos se quiten de en medio y permitan a cada trabajador negociar individualmente las condiciones, el contrato con el empresario; es decir, sólo cuando se liberalicen de verdad el mercado y el derecho laboral, el mercado de trabajo tendrá la flexibilidad que necesita para superar este tipo de crisis. El socialismo sigue haciéndonos un daño enorme. Hay que acabar con esta lacra de socialfascistas que nos gobiernan y los septimianos vividores y vagos que son la otra cara de la misma moneda. El problema no es el socialfascismo: es Marx. La misma fuente de la que beben los torpes septimianos que son incapaces de ver esto. Tan absortos están en el obsoleto marxismo que son incapaces de ver que la salida es el liberalismo. Sólo cuando acepten que allí donde los mercados ganan libertad y los Estados pierden poder intervencionista, la economía marcha mejor, entonces estarán en disposición de comprender cómo funciona la Economía más allá de sus trasnochados dogmas decimonónicos. El maestro Rallo ha hecho otro brillantísimo ejercicio en este artículo para desenmascarar a estos ineptos cobardes que no son capaces de plantar cara a los economistas liberales. Aún está esperando Rallo a que entren a fondo, pero son tan mediocres que se han escondido bajo tierra como el avestruz. ¡Cobardes! Disfruten de las verdades liberales del maestro Rallo en Libertad Digital.

Cita:
La reforma laboral que necesita España

Por Juan Ramón Rallo


Muy pocos se atreven a decirlo, pero el derecho laboral es un bastardo moribundo de la peor retórica marxista del s. XIX, cristalizada en cruenta aberración legislativa en el XX. Las relaciones entre empresario y trabajador no tienen nada de especial, o al menos nada más especial que cualesquiera otras relaciones mercantiles o civiles.
Se trata de una legislación extraordinaria que sólo ha servido para aislar el mercado de trabajo del resto de la economía y conceder privilegios y poderes especiales sobre la vida interna de las empresas a sindicalistas, jueces y políticos.

No se trata de un fuero destinado a proteger a los trabajadores; el artículo 3.5 del Estatuto de los Trabajadores lo deja muy claro: "Los trabajadores no podrán disponer válidamente, antes o después de su adquisición, de los derechos que tengan reconocidos por disposiciones legales de derecho necesario. Tampoco podrán disponer válidamente de los derechos reconocidos como indisponibles por convenio colectivo".

El objeto mismo de la economía, la posibilidad de poder realizar intercambios sobre bienes, servicios o derechos, queda castrado de entrada. Para qué sirve un mercado en el que no puedo vender mis vacaciones a cambio de cobrar un 10% más al mes, o renunciar a mi indemnización por despido a cambio de una hora menos de trabajo al día, o aceptar una rebaja salarial para contener la necesidad de un despido colectivo que me afectará de lleno... es una incógnita que todavía no nos han resuelto sus defensores.

Al privarle de cualquier margen negociador, el trabajador, aquel al que se dice defender, se convierte en rehén de lo que pacten en su nombre políticos y sindicatos; como si todos los obreros se encontraran sometidos a las mismas contingencias y circunstancias particulares, y como si Zapatero, el vicepresidente Méndez y el apuntador Toxo tuvieran el más mínimo interés en su bienestar. Al cabo, lo que sucede es que hay muchas bocas que alimentar a costa de trabajadores y empresarios pero con la excusa de proteger los intereses de ambos, de modo que hay que conservar toda la arquitectura jurídica que reprime su autonomía.

Porque sí, el artículo 1.255 del Código Civil consagra el muy liberal principio de la autonomía de la voluntad –"los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral ni al orden público"–, pero parece que para nuestros leguleyos los trabajadores, o no deben ser autónomos, o deben carecer de voluntad propia. Sólo así se explica que el derecho laboral se pase por el forro el derecho civil y, con él, la libertad para pactar entre dos personas, sea reputada a efectos contractuales una trabajador y la otra empresario, o no.

El argumento que habitualmente se aduce para justificar semejante anomalía es que los obreros se hallan en situación de inferioridad frente a los malvados capitalistas. Habrá que entender, entonces, que cuando un trabajador amenaza al empresario con largarse a otra compañía si no ve mejoradas sus condiciones laborales, deberá ser reprimido con saña por aprovecharse de su posición de preeminencia sobre la de un pobre patrón en situación de inferioridad; o, extrapolando el disparate a otros mercados, habrá que prohibir las rebajas, donde los consumidores están en situación de superioridad frente a los minoristas, o incluso las ejecuciones hipotecarias, donde el deudor está en peores condiciones para negociar que el acreedor.

Si nos abstraemos un momento de los tremendismos dickensianos, deberíamos darnos cuenta de que el laboral no es un intercambio distinto a cualquier otro. El trabajador ofrece prestar el servicio concreto que el empresario le pide y éste le adelanta un salario antes incluso de recuperar por entero la inversión que ha realizado para que aquél pueda prestar dicho servicio. El uno cobra de inmediato y sin incertidumbres, calentándose poco la cabeza, y el otro gana dinero más tarde, luego de afrontar graves riesgos y sólo si es capaz de satisfacer en cada momento a sus clientes mejor que la competencia.

Que el primero necesita que le adelanten el salario es evidente; tanto como que el segundo pierde dinero si, tras acometer parte de sus inversiones, no consigue ponerlas en funcionamiento contratando mano de obra suficientemente cualificada.

Luego está aquello de que el trabajador se muere de hambre si no encuentra empleo, mientras el empresario puede esperar tranquilamente sentado hasta que aquél acepte unas condiciones laborales de miseria. No es ya que se trate de una preocupación hipócrita por parte de quienes han privado a los proletarios, impuestos y Seguridad Social mediante, de cualquier posibilidad de amasarse un patrimonio con el que poder quedarse desempleado sin caer automáticamente en la inanición, sino que además nada impide al obrero buscar un empleo con buenas condiciones, no ya desde el paro y la miseria, sino desde otro puesto de trabajo que le proporcione sustento. Teniendo una renta salarial con la que satisfacer sus necesidades básicas, ¿qué impide al trabajador negociar mejores condiciones con otro empresario? En realidad nada, pero a nuestros agentes sociales todavía les sale a cuenta azuzar el miedo a una inexistente ley de hierro de los salarios. El precio de semejante chiringuito, desde luego, no es desdeñable. En España, cinco millones de parados y creciendo.

Tal ha sido la ruina del derecho laboral, que los keynesianos tuvieron que inventarse una explicación para justificar la miseria a que condenaban las regulaciones a la clase obrera: en realidad, se nos dijo, no eran las rigideces en el mercado de trabajo lo que explican el paro, sino la insuficiente demanda agregada. Corbacho volvió a insistir en este sofisma la semana pasada: la reforma laboral no crea empleo, pues para ello tendremos que volver a crecer.

Pero nadie explica por qué no se ha producido nada parecido al desempleo en el mercado de materias primas, conceptualmente igual al laboral. ¿Saben la razón de por qué todo aquel productor de petróleo, gas, cobre, hierro o estaño que quiere vender puede hacerlo, y en cambio no todo trabajador que quiera trabajar puede encontrar un empleo? Porque los mercados de materias primas son lo suficientemente flexibles como para adaptarse de inmediato a cambios drásticos en su demanda. Ya ven, el petróleo subió hasta los 150 dólares en julio de 2008, y apenas un año después, con el estallido de la crisis, cayó por debajo de los 40, para remontar en la actualidad hasta los 80.

¿Se imaginan una flexibilidad laboral tal? Ya les digo: no tendríamos problemas de desempleo, ni de déficits, ni de desplomes agudos de la producción. Puede que muchos no soportaran ver reducido su salario un 60% durante unos meses; es comprensible, y no les culpo. El problema es que, como durante esos meses los empresarios que les abonan sus salarios pueden haber visto caer sus beneficios no en un 60%, sino en un 100%, su cerrazón a la hora de aceptar un cambio transitorio en sus condiciones laborales les conducirá al desempleo, les guste o no.

Claro que, junto a quienes se comportarían en un marco laboral flexible igual que como lo hacen en uno extremadamente rígido, habría otros que muy probablemente tratarían de adaptarse lo antes posible a las nuevas circunstancias. El problema no consiste, pues, en que quien quiera cobrar más de lo que se le puede pagar termine desempleado en ambos escenarios, sino en que no se permite al resto algo tan simple como elegir si aceptan una rebaja salarial a cambio de seguir empleados. Tal es el absurdo de nuestra legislación laboral, que prefiere el desempleo a una minoración de lo que ella, de manera poco rigurosa, denomina derechos de los trabajadores. ¿Pero cómo van a ser ciertas prebendas derechos de los trabajadores, cuando impiden a los trabajadores aquello que les califica como trabajadores, es decir, trabajar?

Más allá de los parches que se quieran añadir al lacerante derecho laboral para frenar un poco la hemorragia –rebajar un poquito una indemnización del despido que debería costar no 45, 33, 12 ó 0 días, sino lo que pactaran ambas partes en el contrato, o posibilitar el descuelgue de unos convenios colectivos impuestos a las partes–, la reforma laboral que realmente necesita España pasa por cargarse in toto el derecho laboral; o más sencillo: en lugar de elevarlo a la categoría de derecho imperativo, hay que tratarlo como se trata a la mayoría de preceptos del Código Civil: como derecho dispositivo, esto es, aplicable salvo pacto en contrario por las partes.

Con un proyecto de ley de un solo artículo bastaría. Pero para qué simplificar el derecho y la economía, cuando podemos embarullar ambas hasta el punto de destruir el mercado laboral y las expectativas sociales de millones de personas. Antes muertos que sencillos.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
jorge antonio soler sanz





Registrado: 19 Ago 2010
Mensajes: 25
Ubicación: Birmingham

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Lun Oct 11, 2010 1:51 am    Asunto: Responder citando

Sí, pero todavía les queda un montón que aprender. Yo soy austriaco también, pero la verdadera comprensión de los fundamentos en que se basa una sociedad depende del estudio profundo del derecho. Me parece que es esta disciplina la que nos hemos dejado de lado en la reflexión metodológica del positivismo lógico de la escuela de Viena. Mises, por ejemplo, habla de un consumidor "soberano", pero creo que los mecanismos del derecho que se aplican todavía no se conocen bien. Por lo demás, el señor Rayo es un monstruo y de verdad que me quito el sombrero.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
zarpax
Site Admin




Registrado: 27 Sep 2007
Mensajes: 618
Ubicación: Barcelona

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Lun Oct 11, 2010 1:12 pm    Asunto: Esencias freundianas. Responder citando

Nobel de Economía para tres expertos en desempleo:

Dos académicos estadounidenses y un británico-chipriota ganaron el Premio Nobel de Economía 2010 por unos trabajos que podrían explicar cómo la desocupación, las vacantes de empleo y los salarios se ven afectados por la regulación, dijo el lunes el comité del galardón.

La Academia Real Sueca de Ciencias dijo que el premio de 10 millones de coronas suecas (1,1 millones de euros) galardonó a Peter Diamond, Dale Mortensen y Christopher Pissarides "por sus análisis de mercados".
El premio de economía, llamado oficialmente Premio Sveriges Riksbank en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel, fue creado en 1968. No es parte del grupo original de galardones creado por voluntad del magnate de la dinamita en 1895.


La desocupación, las vacantes de empleo y los salarios se ven afectados por la regulación..., es decir, por el intervencionismo.

Más de lo mismo: liberalismo. Esperemos conocer más de la obra de estos tres economistas.

..........

jorge antonio soler sanz escribió:
<...la verdadera comprensión de los fundamentos en que se basa una sociedad depende del estudio profundo del derecho.>
Tienes razón..., pero me imagino que también consideras a las demás esencias freundianas, de los Ordenes Primarios, por lo menos, en píe de igualdad: ¿La guerra -que es sin duda uno de los fundamentos de la sociedad, se comprende por el derecho o es al revés? ¿Acaso la religión o la política o la economía -su estudio y sobre todo su práctica- son menos, poseen menos status gnoseológico y de realidad material para explicar "en qué se basa una sociedad"? Curiosamente Jorge Antonio Soler Sanz lo hace radicar todo en el Orden jurídico, que en Julien Freund pertenece a las dialécticas en primer grado, a los Ordenes imperativos secundarios, y no a los Ordenes primarios, a las Esencias.

Porque cabe que el Orden jurídico secundario borre o sojuzgue a los demás imperativos secundarios parejos a él mismo, que sobrepuje, por ejemplo, al orden cultural y hasta al Orden técnico (como una interpretación sesgada del mundo)... Más es del todo imposible que el Derecho, el Orden jurídico, sobrepuje y explique a las demás esencias, esto es, al Orden político o al Orden económico o al Orden religioso o al Orden científico... (parece que vivimos la época de los abogados!)

Cualquier "verdad" que se haga radicar en un sólo "Orden", tanto si es primario como si es secundario, lo único que logra es una mentira: un reduccionismo (un fundamentalismo), es decir, una visión muy parcial y anquilosada de la pluri-realidad, de la realidad plural..., que se dice de muchas maneras. De Tantas cuantas esencias y Ordenes primarios y secundarios hay, pues estos "Ordenes" y estas "Esencias" no responden a un capricho, sino a la pluralidad de una realidad de partes extra partes, que está ahí en un hic et nunc perenne, inabarcable e insuperable por completo. Adiós.



_________________
José Mª Rodríguez Vega

...Post eventum vani sunt questus
(“Cuando aparece el necio todo son problemas”).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
jorge antonio soler sanz





Registrado: 19 Ago 2010
Mensajes: 25
Ubicación: Birmingham

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mie Oct 13, 2010 6:06 pm    Asunto: Responder citando

Cita:
Tienes razón..., pero me imagino que también consideras a las demás esencias freundianas, de los Ordenes Primarios, por lo menos, en píe de igualdad: ¿La guerra -que es sin duda uno de los fundamentos de la sociedad, se comprende por el derecho o es al revés? ¿Acaso la religión o la política o la economía -su estudio y sobre todo su práctica- son menos, poseen menos status gnoseológico y de realidad material para explicar "en qué se basa una sociedad"? Curiosamente Jorge Antonio Soler Sanz lo hace radicar todo en el Orden jurídico, que en Julien Freund pertenece a las dialécticas en primer grado, a los Ordenes imperativos secundarios, y no a los Ordenes primarios, a las Esencias


La reflexión metodológica que hago sobre el derecho ya la conoces, pero parece que no te ha gustado nada (has acabado insultándome y todo). De todas formas, voy a tratar de explicar mi postura aquí para quien le pueda interesar.

Yo soy licenciado en Filosofía, pero mi area de especialización es la economía y el derecho. En concreto, me suelo centrar más en el area del derecho ya que me parece que esta disciplina ha sido descuidada por el método praxeológico de la escuela de Viena. La mayoría de los ejemplos que presenta esta escuela se centran más bien en el ámbito de la economía y el estudio de la historia, y no ya tanto en el ámbito del derecho propiamente dicho. La economía me interesa en tanto que inversor en metales preciosos, pero también desde un punto de vista teórico; es sólo que prefiero concentrar mis esfuerzos en el ámbito del derecho por estos motivos.

En la actualidad estoy escribiendo un libro que se titula "Fundamentos del Derecho Común Sajón" donde trato de aplicar el método praxeológico a la hora de explicar conceptos. Sin embargo, la tarea de este libro es más bien descriptiva. Con él sólo se trata de presentar al lector español con un sistema explicativo que de coerencia a los términos usados y sirva para dar cuenta de la forma de funcionar en los juzgados de la commonwealth.

El capítulo más importante del libro se titula "Derechos y Privilegios", y cuando digo "el más importante", me refiero a que él sólo constituye el núcleo central del mismo. Si esta distinción legal no se aprende bien, es muy difícil que el lector entienda lo que se dice a contianuación sobre los ámbitos de jurisdicción propios del derecho común y marítimo.

Algo que mucha gente no sabe es el hecho de que el Reino Unido, cuando se escribe con letras mayúsculas (y en este caso particular pasa lo mismo con ESPAÑA), el término no se refiere a una entidad parlamentaria y democrática, sino más bien a una corporación. Esto quiere decir que en lo relativo a las señas de identidad del RU existen dos entidades bien separables y que pertenecen a ámbitos de jurisdicción distintos. Por un lado esta el Reino Unido, que es una entidad política y soberana que se rige en conformidad con lo dispuesto en el derecho común (a no confundir con el español), y por el otro, el REINO UNIDO, que es una corporación (empresa) que nada tiene que ver con la primera y que se rige más bien en función del ámbito de jurisdicción del derecho marítimo. El sentido del derecho común sajón es el de proporcionar la ley del antecedente histórico (leyes no escritas) al pueblo sobre la base de casos (contiendas civiles o penales) ya resueltas. El derecho común es en este sentido anterior, pero no puede anular ninguno de los contratos que el sujeto haya adquirido libremente dentro del ámbito de jurisdicción legal del derecho civil o mariítimo.

La tarea de entender bien las diferentes áreas de legislación que cubren estas corrientes actuales del derecho procesal en el RU es de vital importancia al objeto de ver clara la distinción que desde este ámbito se realiza entre sujeto natural y entidad corporativa o STRAWMAN. Mientras que el derecho común sajón tiene un carácter legal absoluto, el derecho civil, sin embargo, requiere del consentimiento individual para que actas y estatutos, que son formas contractuales entre el legislador y el ciudadano, tengan el carácter de lo legal y puedan ser ejecutadas. En la mayoría de los casos este consentimiento es implícito y no ya tanto tácito, pero en los casos en los que surgen enfrentamientos, la ley todavía permite resolver el problema en el ámbito jurídico que cubre el derecho común sajón.

Al hablar de “STRAWMAN” la ley se refiere a la entidad fiscal y testaferraria, que es en última instancia a la que se le imputan las cargas fiscales. Algo que es importante hacer notar es el hecho de que ninguna corporación puede entrar en contacto significativo con un sujeto real de carne y hueso. Para que el diálogo sea productivo en este sentido se tiene que realizar por medio y a través de otra corporación. El testaferro no es más que la entidad que denota cualquiera de los documentos legales de identidad como el pasaporte, DNI, etc. Mucha gente considera de modo erróneo el hecho de que esta entidad, que la ley entiende que es una “ficción legal”, se refiere a ellos mismos cuando en realidad lo que representa es una corporación. Todo nombre legal, cuando se escribe con letras mayúsculas no denota un sujeto natural, sino más bien una corporación o STRAWMAN.

El ámbito de jurisdicción del derecho civil es, por lo tanto, sobre los documentos legales de identidad de los ciudadanos y no ya tanto sobre los sujetos reales de carne y hueso (persona natural). Esta es precisamente la razón de que el Estado británico (como el español) se reserve el derecho de titularidad de este tipo de documentos. El problema se hace si cabe más patente cuando el sujeto de a pie no sabe distinguir bien entre estas dos entidades y acaba confundiéndose con ellas.

El principio de soberanía social descansa precisamente en el hecho de que el sujeto natural no sea legislable. La ley entiende en este sentido que carece de poder efectivo sobre las personas y no se encuentra un solo caso en el derecho procesal de la ley de caso donde juez alguno se haya declarado en contra de este principio. Donde no hay acusación ni cuerpo del delito no puede proponerse pena alguna. Esta fue precisamente la razón de que Poncio Pilatos se lavara las manos, pues lo que quiere la muchedumbre no coincide necesariamente con lo que quiere la ley.

Para entender bien lo que estoy diciendo voy a proponer dos ámbitos poblados de distintos objetos. Al primero lo llamaremos “ficticio” por estar compuesto de objetos irreales que sólo tienen existencia en el pensamiento. Al otro sin embargo lo llamaremos “real” por estar compuesto de elementos que existen y se encuentran en el mundo ordinario.

1. Ámbito ficticio:-------------------------2. Ámbito real:
a. Dinero fiduciario-----------------------a. Oro y plata
b. Testaferro------------------------------b. Sujeto natural
c. Privilegios-------------------------------c. Derechos naturales
d. Corporación----------------------------d. Grupo de personas naturales
e. REINO UNIDO --------------------------e. Reino Unido
f. RAMÓN JESÚS MORIENTES GIL -------f. Ramón Jesús Morientes Gil
g. etc.

Es curioso observar como la mayoría de la gente todavía considera que el ámbito de lo irreal y ficticio es “2” cuando en verdad es “1”. Debido al hecho de que es “1” precisamente lo que constituye un ámbito de ficciones, la ley entiende que la entidad testaferraria que denota cualquiera de los documentos legales del individuo se haya difunta. Esta es precisamente la razón de que no tenga derechos naturales, pues en verdad no es más que un número en una máquina, y el motivo de que no se le puedan otorgar más que privilegios.

La diferencia fundamental entre derechos y privilegios reside precisamente en el carácter natural y absoluto de los primeros en oposición al de naturaleza secundaria y accesoria de los segundos. Mientras que un derecho natural no puede ser anulado (sino sólo limitado), los privilegios, puesto que dependen de formas contractuales previas, se tornan en derecho positivo y pueden concederse y anularse. Los derechos naturales son consustanciales al hombre, es decir, inherentes, y ello en el mismo modo que la naturaleza del ser pesado le corresponde al plomo. Un privilegio, por otro lado, si puede otorgarse y revocarse en cualquier momento.

Un problema que surge cuando no se entiende bien la relación que uno mismo tiene con sus propios documentos de identidad reside toda ella en el tipo de cargas administrativas que a ésta se le imponen. Hoy día los sujetos han renunciado a sus derechos naturales para poder gozar de privilegios, como el de la salud pública o la educación. Mucha gente considera que estos son más bien derechos universales para todo el mundo, pero resulta inadecuado decir que uno tiene derecho a la salud económica de otra persona, o que para poder ejercer un derecho primero se lo tengamos que negar a otra persona. El Estado es pobre, o al menos debería de serlo, de tal modo que para poder otorgar determinados derechos, que cierta gente dice que tiene, primero se le tiene que expropiar a alguien, lo que ante los ojos del derecho común es injusto. Una de las características definitorias de los derechos naturales es que pueden ejercerse sin coste alguno. Esta es precisamente la razón de que la ley entienda que éstos constituyen títulos de propiedad en sí.

El método praxeológico nos ha de servir aquí para mostrar al lector el tipo de propiedades lógicas en que descansan los derechos naturales al objeto de poder distinguirlos con exactitud de los denominados “privilegios”. En el caso del pensamiento, que es el caso más obvio y el ejemplo que se recoge en el diccionario Black´s Law, se ve claro que el Estado no puede ser la entidad que otorga este derecho al individuo. Un derecho natural es cualquier cosa que un hombre pueda pensar como realizable y que al ponerla en práctica no atenta ni contra la propiedad ni la vida de otras personas (Constitución Americana: no puede haber una lista exhaustiva de los derechos naturales). De esta forma, yo puedo pensar que mi derecho natural es pensar en círculos o cuadrados, y por más que el Estado intente retirarme este derecho, resulta que lo sigo teniendo. En esos casos en los que al hombre se le priva de libertad, o si se le amedranta para que firme un contrato, el principio de libertad que obliga al sujeto a elegir entre esto u lo otro sigue estando ahí. El único problema es que en este caso el ámbito de la elección es más reducido y se requiere de más valor para poder ejercer nuestros derechos.

Una palabra que se usa en España y que no me gusta es la de “derechos constitucionales”. Esto es así porque con ella se transmite la idea equivocada de que es la Constitución española la que otorga los derechos al individuo, y algo que se puede otorgar también se puede revocar. El poseer un pasaporte Español dota de ciertos privilegios al titular, pero no hay que olvidar el derecho de retención que sobre esta entidad, ficticia o no, aquel se reserva. En el caso de la ciudadanía esta responsabilidad es de tipo ilimitado mientras que en el de soberanía sólo limitado. Registrar la entidad ficticia del ámbito 1 RAMÓN JESÚS MORIENTES GIL como RAMÓN JESÚS MORIENTES GIL Ltd es un paso interesante si se quiere poner límites a este derecho de retención que el Estado se reserva sobre nuestros documentos legales. Con este paso la balanza de pagos se ha de inclinar necesariamente a favor del agente de este tipo de entidad testaferraria ya que la ley, desde el ámbito del derecho común, no puede negar el derecho de titularidad al agente que porta dicha entidad. Lo otro constituye precisamente un robo de identidad tipificado por el código penal.

Corolario1: Un hombre que no se haya en posesión efectiva de su identidad no puede ser libre de modo alguno.

Colorario2: No hay que intentar cambiar la sociedad sino sólo a uno mismo (la ley todavía nos permite ser libres).


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
zarpax
Site Admin




Registrado: 27 Sep 2007
Mensajes: 618
Ubicación: Barcelona

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mie Oct 13, 2010 8:35 pm    Asunto: Las sustancias separadas del Cielo. Responder citando

Hola. Te he descalificado en el Facebook y te descalificaré aquí. No te he insultado.

Me importa un carajo que estés lincenciado y nos importa otro carajo que seas "inversor en metales preciosos". Eso nos importa un pimiento. Por cierto... yo soy mayorista de oro de 18 kilates.

<"Si esta distinción legal no se aprende bien, es muy difícil que el lector entienda lo que se dice a contianuación sobre los ámbitos de jurisdicción propios del derecho común y marítimo."> Entonces no es necesario que sigas... ya leeremos tu libro cuando lo edites. No nos mareees con tu arte de marear con eso del "derecho marítimo"... Ni que Inglaterra hubiera sido la única potencia marítima!!

<"Algo que mucha gente no sabe es el hecho de que el Reino Unido, cuando se escribe con letras mayúsculas (y en este caso particular pasa lo mismo con ESPAÑA), el término no se refiere a una entidad parlamentaria y democrática, sino más bien a una corporación.">

España no es ni una corporación de personas ni una entidad parlamentaria y democrática.

Ya vemos tu licenciatura filosófica y tu "praxeología": las " entidades parlamentarias y democráticas"... no son corporaciones... Y una Nación -España- es una corporación...¿Te has pirado? Mira esto del RAE:

corporación.
(Del ingl. corporation, y este del lat. corporatĭo, -ōnis).

1. f. Organización compuesta por personas que, como miembros de ella, la gobiernan.
2. f. Empresa, normalmente de grandes dimensiones, en especial si agrupa a otras menores.

Por tanto España es según tu sabihondo criterio una "empresa de grandes dimensiones"...¿Una empresa económica o política, religiosa o jurídica o militar?

¿El Parlamento gobierna al Parlamento?... Y claro, como España está compuesta por personas (como yo mismo), resulta que yo, como miembro de ella... ¡la gobierno! Pero yo no gobierno nada!!, y tú deliras.

El derecho común sajón por estos lares nos la repamplinfla!!

<"El principio de soberanía social descansa precisamente en el hecho de que el sujeto natural no sea legislable. La ley entiende en este sentido que carece de poder efectivo sobre las personas y no se encuentra un solo caso en el derecho procesal de la ley de caso donde juez alguno se haya declarado en contra de este principio.">

Si "el sujeto natural no es legislable", entonces es legislable el sujeto jurídico, la persona..., la persona no ficta, la de carne y huesos..., pero tú dices que la ley "carece de poder efectivo sobre las personas", entonces legisla sobre Don Nadie!!
Además, la persona -personare- no es ningún sujeto natural, sino jurídico, y por tanto toda ley trata solamente de las personas jurídicas que son las únicas legislables y las únicas que pueden ser sometidas a juicio. La "persona natural" no existe, lo que existe naturalmente es el mero animal, el HOMO Sapiens Sapiens.

<"...este derecho de retención que el Estado se reserva sobre nuestros documentos legales">

Los documentos "legales" no son "nuestros"..., son del que les otorga esa legalidad y del que los emite, pues lo importante en ellos no es el papel del carné de identidad, sino la identidad misma jurídica, y eso no es mío. Yo no me pertenezco a mi mismo ni mi cuerpo es mío, y si antes yo pertenecía a Dios ahora pertenezco a la sociedad y legalmente al Estado que me da mi propia identidad: puede mandarme el Estado con una ley hecha por él y bajo sus leyes a la guerra en contra de mis deseos (protergo ergo obligo). La fuente del Derecho, en última instancia, no está sometida al derecho (pues cada vez que el Estado lo necesita, sobrepuja al derecho y anulandolo crea otro derecho nuevo, digan lo que digan los ideologemas de la pérfida Albión y tus altísimos estudios de derecho común sajón y la madre que lo parió ¡Olé! Que bien me ha salido esto último!!

<"Colorario2: No hay que intentar cambiar la sociedad sino sólo a uno mismo (la ley todavía nos permite ser libres)."> Como los bonachones de los cristianos: si nosotros cambiamos, el mundo será un poquito mejor...¿Pero cómo puede cambiarse uno a sí mismo? Fácil: estudiando derecho común sajón. Y claro, en ese derecho sajón..., uno es "libre" porque nos lo permite la ley "-(la ley todavía nos permite ser libres)-", pues todo permiso es..."Dicho de quien tiene autoridad competente: Dar su consentimiento para que otros hagan o dejen de hacer algo" Mi libertad, pues, es el consentimiento de otros, del Estado (como ocurre con la "nación" catalana, que para serlo, tiene que pedir permiso a otra) que es del que emana la Ley. Y esto es muy cierto y claro porque mi libertad "de" y mi libertad "para" es solamente un aspecto jurídico del Estado (del Estado de derecho, es decir, del Derecho de todo Estado), que es donde la libertad de y para se establece y desarrolla, donde se realiza, por ejemplo como libertad de propiedad privada. Esta es la "posesión efectiva de mi identidad" y la única manera en que puedo ser libre de modo operativo, constreñido..., pues libre, libre del todo sólo lo son las sustancias separadas del Cielo que no operan sobre nada.


En fin... no sigo porque veo que todo esto es un gran despropósito. Y yo afirmo: Tenemos ante nosotros a otro charlatán del cual nada limpio vamos a sacar (por muy "praxeológico" que se diga). Este es un alumbrado en su mar de ideas confusas que lo único que va a hacer es divagar y distraernos e intentar llenarnos la cabeza de majaderías, de aparentes paradojas profundas, profundísimas...

Yo creo que hay que lanzarlo al Foro de la Basura y barrerlo allí, pues todo esto es para mi pura porquería. Se hará lo que los demás contertulios decidan. Adiós.



_________________
José Mª Rodríguez Vega

...Post eventum vani sunt questus
(“Cuando aparece el necio todo son problemas”).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
jorge antonio soler sanz





Registrado: 19 Ago 2010
Mensajes: 25
Ubicación: Birmingham

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mie Oct 13, 2010 8:49 pm    Asunto: Responder citando

Pues hijo mío menudo el disgusto que te estás llevando. Estas amenazas no me gustan, sobre todo, porque sólo estoy explicando un tema y no insultando a nadie o faltándole al respeto. ¿Te puedo preguntar si respetas la libertad de expresión? ¿Se puede saber por qué estás tan agitado? Y si tú no estás de acuerdo con lo que digo, sólo debate tus ideas en lugar de descalificarme. ¿Te puedes calmar, por favor, y explicarte de un modo que yo pueda entenderte? Además, si lo que digo no vale para nada ¿Para qué gastas tanta energía en rebatirme? Cuando alguien dice que 2 y 2 son 5 es fácil demostrarle que está equivocado.

En cuanto a los de los insultos, si no me habías insultado antes ahora lo estás haciendo. En el Facebook me has llamado "paleto" y otras cosas. Aquí me estás diciendo que lo mejor es expulsarme del foro cuando eres tú el que estás insultando.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
jorge antonio soler sanz





Registrado: 19 Ago 2010
Mensajes: 25
Ubicación: Birmingham

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mie Oct 13, 2010 9:41 pm    Asunto: Responder citando

Cita:
Me importa un carajo que estés lincenciado y nos importa otro carajo que seas "inversor en metales preciosos". Eso nos importa un pimiento. Por cierto... yo soy mayorista de oro de 18 kilates.

Mediante este ejemplo podrás ver claro como se acaba en contradicción lógica cuando tratas de negar en los demás un derecho que reconoces en ti mismo. Por un lado estás diciendo que te da igual el hecho de que yo sea inversor, pero por el otro entiendes que es importante el presentarte a ti mismo como mayorista en oro de 18 kilates. Pues bien, es a esto precisamente a lo que me refiero con aplicar el método praxeológico.

Cita:
España no es ni una corporación de personas ni una entidad parlamentaria y democrática


ESPAÑA es un corporación mientras que España es una unidad política democrática y parlamentaria.

Cita:
Si "el sujeto natural no es legislable", entonces es legislable el sujeto jurídico, la persona..., la persona no ficta, la de carne y huesos..


Aquí estás confundiendo lo que tú entiendes por sujeto jurídico y lo que la ley entiende por este término. De acuerdo con el Black´s Law, que es el diccionario de términos jurídicos que se usa en todos los países de habla inglesa, persona significa otra cosa. Cuando la “persona” denota el sujeto real de carne y hueso se la denomina “persona natural”:

NATURAL PERSON
natural person.See PERSON(1).

PERSON
person. 1. A human being. — Also termed natural person.

El sujeto legal es tu STRAWMAN o “testaferro”:

STRAWMAN
strawman. 1. A fictitious person, esp. one that is weak or flawed. 2. A tenuous and exaggerated counterargument that an advocate puts forward for the sole purpose of disproving it.
— Also termed straw-man argument. 3. A third party used in some transactions as a temporary transferee to allow the principal parties to accomplish something that is otherwise impermissible.
Cf. DUMMY. 4. A person hired to post a worthless bail bond for the release of an accused. —
Also termed stramineus homo. See MEN OF STRAW.

Como ves (esto no me lo invento yo), la ley entiende cosas distintas por estas palabras. Y lo importante del tema es que si, tanto tú estás de acuerdo como si no, o si lo entiendes o no, ello te sigue afectando te guste o no te guste.

Y en cuanto a los derechos naturals, que tú consideras ficticios y que dices que no existen, la ley entiende lo siguiente:

NATURAL RIGHT
natural right.See RIGHT

absolute right. 1. A right that belongs to every human being, such as the right of personal liberty; a natural right. 2. An unqualified right; specif., a right that cannot be denied or curtailed
except under specific conditions < freedom of thought is an absolute right>. • For example, a plaintiff has an absolute right to voluntarily nonsuit a case before it is finally submitted; after final
submission, the court has discretion to grant or deny a voluntary nonsuit. Cf. relative right.

PRIVILEGE
privilege. 1. A special legal right, exemption, or immunity granted to a person or class of persons; an exception to a duty. • A privilege grants someone the legal freedom to do or not to do a
given act. It immunizes conduct that, under ordinary circumstances, would subject the actor to liability.

Yo creo que estás definiciones están claras y expresan adecuadamente lo que la ley entiende por estas palabras. Aquí ya no soy yo el que las está diciendo, sino más bien un diccionario legal de términos jurídicos.
Cita:
pero tú dices que la ley "carece de poder efectivo sobre las personas", entonces legisla sobre Don Nadie!!

Si, efectivamente es esto lo que estoy diciendo. Es de sentido común. El gobierno carece de autoridad efectiva para decirle a nadie cómo debe vivir.

Cita:
Los documentos "legales" no son "nuestros"..., son del que les otorga esa legalidad y del que los emite, pues lo importante en ellos no es el papel del carné de identidad, sino la identidad misma jurídica, y eso no es mío. Yo no me pertenezco a mi mismo ni mi cuerpo es mío, y si antes yo pertenecía a Dios ahora pertenezco a la sociedad y legalmente al Estado que me da mi propia identidad


Es por eso que digo que el acuerdo entre el legislador y el legislado depende del consentimiento tácito (que tú lo otorgas en este caso haciéndolo expreso). Esta es la razón de que insiste tantas veces en la importancia de entender adecuadamente los ámbitos jurisdiccionales del derecho y las áreas sobre las que se aplican.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
zarpax
Site Admin




Registrado: 27 Sep 2007
Mensajes: 618
Ubicación: Barcelona

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Vie Oct 15, 2010 7:16 am    Asunto: ¿Personare naturale? Responder citando

No, mira, lo dejaremos correr y si te has sentido insultado por llamarte paleto, lo siento..., perdóname. Mi retórica es algo arisca y me lo paso en grande así. Para nada estoy "agitado" aunque lo parezca.
Ya sabes que un paleto es una persona rústica y zafia, y como zafia es la persona que es grosera o tosca en sus modales o falto de tacto en su comportamiento, no veo que eso sea un insulto, pues mi ataque retórico sólo puede ofender al que se da por aludido. Sea como sea parece que el que usa de "modales rústicos" soy yo y que por tanto yo soy el paleto y el zafio. No pasa nada.

Ahora te rogaría humildemente que dejaras el inglés, ya que esto es un Foro español y para españoles y las gentes de habla hispánica, para los hispanoamericanos. Deja ya -también- de una vez eso del "derecho inglés"... Como comprenderás no podemos estudiar ese derecho para entenderte..., o para leerte...

La libertad de expresión la respeto cuando me conviene o cuando esa expresión es lícita en un contexto o entorno lícito. Tu expresión sobre el Black no sé qué, aquí no es ni puede ser lícita porque es impertinente.

Sólo querría decir ahora dos cosas:

jorge antonio escribió:
<Aquí estás confundiendo lo que tú entiendes por sujeto jurídico y lo que la ley entiende por este término. De acuerdo con el Black´s Law, que es el diccionario de términos jurídicos que se usa en todos los países de habla inglesa, persona significa otra cosa. Cuando la “persona” denota el sujeto real de carne y hueso se la denomina “persona natural”>


Lo que yo entiendo por sujeto jurídico es lo que cualquier ley entiende por sujeto jurídico, es aquél sujetado a leyes. Evidentemente el perrito faldero de mi vecina no es ningún sujeto jurídico, y un reo condenado a muerte, tampoco, o lo es muy poco...(le puede llegar una anulación de la sentencia, una amnistía, etc.)

La distinción entre persona natural y física y persona jurídica, es confusa e inexacta, pues todo sujeto operatorio, físico y sujetado a las leyes, es por necesidad un sujeto jurídico, por tanto decir "persona" es decir jurídico y por ello la persona jamás es "natural" porque siempre es "(una ficta)" y la naturaleza no da ficciones cono higos da la higuera, que lo natural es el hombre (homo) el cual muchas veces no es ninguna persona. Como dice Gustavo Bueno, hay seres o cosas que son humanos, pero no son personales (por ejemplo el “hombre de Neanderthal” -nadie dice: “la persona de Neanderthal”(Notas y apuntes sobre la persona humana y la eutanasia procesal), por tanto lo "natural" no es la persona, sino el homo, pues aunque la naturaleza haya existido siempre, no le ocurre lo mismo a la persona, ya que la "persona" no puede existir antes de su concepto (G.B. El sentido de la vida, pág. 118), de ahí que toda persona lo sea "ficta" y jurídica y jamás "natural", aunque lo diga ese Black´s Law o Ley de Black, el cual yo me paso por el forro y para nada nos interesa aquí, y menos en inglés. En síntesis, lo único natural es el hombre, el homo, la especie linneana, y la persona -que yo sepa- no es ninguna especie linneana. Por tanto tu lenguaje podrá ser muy útil en un juicio en la pérfida Albión. pero no aquí.

Persona natural: Es la denominación legal que el código civil nos otorga como individuos capaces de adquirir derechos, deberes y obligaciones: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/cc.l1t2.html . Como puedes ver, no hace falta ir a la ley de Black para nada pues nuestro Código civil ya entiende de lo mismo, aunque eso de "individuo" también debería ser sometido a crítica.
Pero es que el asunto no es ese..., el asunto es que ese lenguaje sólo se puede comprender desde el Derecho, es decir, que persona "natural" es meramente un concepto jurídico en el cual lo "natural" de la persona en su mismo concepto -<natural>- está "juridizado" y es una juridificación, y que fuera de ahí de nada vale, es inservible, ya que hay hombres (homo) o ha habido hombres (que son siempre naturales al modo biológico) que no fueron o no son personas, como los neandhertales, los esclavos, etc. Por tanto me remacho en lo mismo, a saber, que la persona es siempre jurídica, y que la "naturaleza" no artificial -externa al hombre- no tiene nada jurídico, que lo jurídico es artificial, no natural, y que por tanto todo lo que se desprende de él es artificial, no natural. Claro que para un materialista, hasta la confusión jurídica sobre lo "natural", es naturaleza, es natural, dado que Dios no existe, ergo todo lo artificial es también natural.
.............

jorge antonio escribió:
<Cita:
pero tú dices que la ley "carece de poder efectivo sobre las personas", entonces legisla sobre Don Nadie!!

Si, efectivamente es esto lo que estoy diciendo. Es de sentido común. El gobierno carece de autoridad efectiva para decirle a nadie cómo debe vivir. >


¡Qué ingeniosidad!

Si la ley legisla sobre nadie..., no es ley. Es una piltrafa. La Ley de Black es una porquería porque nada legisla, Y no existe, porque lo que (aquí) nada legisla, nada es. Si legisla, existe; y si no existe no legisla y por tanto no hay Ley. Pero Ley hay.

¿El gobierno carece de autoridad efectiva para decirle a nadie cómo debe vivir? ¿Lo dice o no lo dice? La "autoridad" se verá por el nivel de obediencia, ¿no? Si hay obediencia es que hay autoridad.

El Código civil sí lo dice... Pero según tú, el gobierno carece de autoridad efectiva para decirle a nadie cómo debe vivir... Entonces, ¿Por qué lo dice?
¿Si no hubieran gobiernos que "dictaran" las leyes, habría Ley? Me imagino que volverás a repetirnos la cantinela de que entonces habría la "Ley natural" (y encima universal)..., que cuelga del Cielo como cuelgan las brevas de las higueras...

La cuestión es que, no el "decirlo", sino la capacidad de obligar, es lo que hace efectivamente a la Ley. Porque la ley es antes que nada obligación sobre algo referido a alguien o sobre alguien, una obligación impuesta de los unos sobre los otros, de los menos sobre los más. Decir Gobierno es decir Ley, y fuera de ahí nada hay. Es más, para el Estado más fuerte, las Leyes de los demás Estados son una tabla rasa que se pisará en cuanto se pueda y ese poder es lo que funda la Ley, la nueva Ley. Lo demás son cuentos chinos.

Dice Rodolfo Von Ihering que la Ley no es una idea lógica, que es una idea de "FUERZA"...

Evidentemente todos los Gobiernos nos dicen continuamente cómo debemos vivir, pues el cómo conlleva el donde y el para qué... Solo a un liberal robinsoniano -¿un paleto zafio?- se le puede ocurrir la existencia de una Ley que nadie emite y a la cual nadie obliga cumplir (ni Von Mises cae en esta soledad gubernativa desfallecida y sin fuerzas...) Por ejemplo, no hay dudas de que todos los políticos nos dicen como deberíamos vivir en caso de votarles a ellos. Y Zapatero que ya fue votado me ha congelado mi pensión y con ello me está diciendo de manera fehaciente como yo debo vivir. Igual con la obligación de no torear en Cataluña el Gobierno traidorcete catalán nos está diciendo cómo debemos vivir..., y las leyes de tráfico nos están diciendo a todos cómo debemos vivir... Y cualquier padre le dice a su hijo cómo debe vivir, y como el Estado arranca de la filiación, de la familia (pater=Patria) es muy normal que sea paternalista y que siempre nos diga para nuestro bien (eutaxia= Bien común) como debemos vivir. No existe ese "acuerdo entre el legislador y el legislado", que dices. Eso es un puro mito.

En este sentido el liberalismo radical no disuelve la esencia política del Estado, sino que es un arma y un instrumento en manos de algunos poderosos Estados para disolver a otros Estados más débiles (tanto si lo sabe el liberal como si no). El Imperio es la tendencia de uno a decirnos a todos como debemos vivir. Y eso es bueno, no es malo, porque la vida es así.

(De no existir el Estado no tendríamos ni apellidos, ya que el apellido es el llamamiento de los antiguos reyes para la defensa y vigilancia del territorio, la convocación, el llamamiento de guerra, el appellāre, proclamar, llamar a las armas, convocar para alguna expedición de guerra. Cf. http://www.edicioneslaberinto.es/collection/61 Vol. II, págs. 35 y 242. ¿Te parece poca forma de decirnos el Estado cómo debemos vivir? También los leguleyos usan del "apelar", del appellāre, cuando recurren a alguien en cuya autoridad confían para dirimir, resolver o favorecer una cuestión o litigio.) La ley se hace efectiva ante un juez, y el juez es una parte ficta del Estado.


Lo malo es que todos los hombres (más de seis mil millones) fuesen libres para que cada uno viviese a su antojo. Eso no lo hace ni el fitoplancton marino, pues hasta el errante plancton está gobernado por las leyes térmicas del medio en el que vive.

......................

Deberían entrar en esta discusión otros contertulios, pues ya se sabe, un leguleyo es un ser limitado, limitado en sus casillas. Adiós.



_________________
José Mª Rodríguez Vega

...Post eventum vani sunt questus
(“Cuando aparece el necio todo son problemas”).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
jorge antonio soler sanz





Registrado: 19 Ago 2010
Mensajes: 25
Ubicación: Birmingham

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Vie Oct 15, 2010 11:27 pm    Asunto: Responder citando

No pasa nada, de pelillos a la mar.

He encontrado un artículo de Rayo donde se incide tangencialmente en el tema que os estoy explicando aquí sobre el tema de soberanía popular, derechos y privilegios. Rayo denuncia aquí que tener "una visión colectivista de los derechos de propiedad" corre el peligro de ver los derechos individuales como privilegios del Estado que pueden ser arrebatados por el éste a discreción: http://libros.libertaddigital.com/el-keynesianismo-como-un-programa-de-represion-1276238258.html

Antes de continuar, sin embargo, primero me gustaría explicar lo siguiente en relación a la perspectiva disciplinar que mantengo en relación con este tema. De verdad que me parece de vital importancia el hecho de que el lector sea capaz de separar aquí mi interés político del quehacer científico. Cuando digo que, a pesar de ser licenciado en la materia, la filosofía no me gusta, se debe al hecho de que ésta pierda tanto tiempo reflexionando sobre los historicismos, al uso que hace de términos anticuados y obscuros, o su perspectiva literaria frente a un problema que es más bien político. La filosofía me interesa en este sentido en tanto que herramienta disciplinar para elucidar conceptos o aclarar problemas. De lo que se trata es de poder contar con un mapa adecuado del mundo al objeto de rentabilizar nuestras acciones en el mismo. Lo otro es algo así como subliminar el problema en el mundo de los sueños. Este es un pensar que desarma al individuo en reflexiones estériles que carecen de eco preciso en el mundo real en que vivimos. Después de todo, si el pensar no tiene la capacidad de afectar al mundo, de provocar cambios precisos en él y traducibles en la propia mejora de la calidad de vida, no contiene saber alguno.

Una manera de hacer Filosofía que me gusta la equiparo con esos aviones maqueta de juguete que vienen acompañados por un libro de instrucciones. Lo importante del tema es sólo presentar al lector con instrucciones precisas en este sentido. La filosofía que tiene éxito en este sentido es la que sabe construir cosas.

Lo que dices de Gustavo Bueno y su idea sobre el hombre natural está bien, pero lo importante es más bien entender correctamente lo que se entiende en el ámbito del derecho mediante el uso de esta palabra. Una de las cuestiones que se subrayan en mi libro es el hecho de que los términos que usa el lego en los juzgados tiene un significado preciso que puede o no coincidir con lo que por ellos se entiende en el habla cotidiana de todos los días.

Mi reflexión parte del derecho sajón porque hace más de 12 años que no vivo en España, y porque me parece fundamental al objeto de entender mejor el sistema legal español. Después de todo, los ámbitos del derecho son equiparables y eso que explico sobre los fundamentos de la soberanía individual también se puede aplicar al caso español. Lo que dices sobre el caso español tiene sentido. Aquí se puede leer que (Artículo 35), son personas jurídicas:

1.

Las corporaciones, asociaciones y fundaciones de interés público reconocidas por la Ley.

Su personalidad empieza desde el instante mismo en que, con arreglo a derecho, hubiesen quedado válidamente constituidas.

2.

Las asociaciones de interés particular, sean civiles, mercantiles o industriales, a las que la ley conceda personalidad propia, independiente de la de cada uno de los asociados.

Que es lo mismo que he estado diciendo yo pero de otro modo. Lo importante de esta descripción del derecho es que en ella se deja clara la idea de que una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de la "persona natural". Cuando digo que la ley legisla sobre don nadie se debe precisamente a esta descripción que se hace del derecho. La entidad testaferraria sólo tiene existencia en el ámbito legal mientras que el sujeto natural forma parte del mundo real en el que vivimos. Vuelvo a insistir en el hecho de que el sujeto fiscal es una ficción legal. La ley no puede sino más que "obligar", como dices tú, desde esta entidad ficticia y no ya tanto desde el sujeto natural. Después de todo, actas y estatutos no son más que propuestas de contracto, que entran en vigor efectivo cuando el ciudadano de a pie consiente con ellas. Paleto zafio tampoco, pero prefiero mil veces a un Sancho con los pies en el suelo que a un Quijote que va de tripi todo el tiempo. La existencia del Estado es fundamental, pero sólo en tanto que garante de los principios del derecho; y lo que quiere el derecho, raramente suele coincidir con lo que quiere la mayoría. Hay gente que dice que la libertad no es buena porque si se otorga no funciona nada. Con ello se refieren al hecho de que no se pueden tener los mismos intereses y que la sociedad, en ese caso particular, ha de regirse por otros parámetros, pero el hecho de que al Estado le vayan mal las cosas no quiere decir que nosotros tengamos que pagar los platos rotos. De hecho, al Estado le puede ir mal mientras que a nosotros los ciudadanos bien. Sólo se trata de hacerse consciente de para quién está trabajando uno.

Corolario 3: El Estado carece de autoridad efectiva para decirle al sujeto natural como debe vivir.

Corolario 4: El que decide no elegir también está decidiendo algo.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
zarpax
Site Admin




Registrado: 27 Sep 2007
Mensajes: 618
Ubicación: Barcelona

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Sab Oct 16, 2010 7:22 am    Asunto: Tambie&#769;n los abogados deberi&#769;an estudiar f Responder citando

jorge antonio soler sanz escribió:
<...Que es lo mismo que he estado diciendo yo pero de otro modo. Lo importante de esta descripción del derecho es que en ella se deja clara la idea de que una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de la "persona natural".>


Como todo es natural y como todo es naturaleza, esa oración también es cierta de muchas otras maneras:

<una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de los "perros y gatos"...>

<una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de cualquier otra "corporación"...>

<una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de cualquier cosa distinta que no sea una "corporación"...>

jorge antonio soler sanz escribió:
<La entidad testaferraria sólo tiene existencia en el ámbito legal mientras que el sujeto natural forma parte del mundo real en el que vivimos...................Vuelvo a insistir en el hecho de que el sujeto fiscal es una ficción legal.>


A ver si te aclaras, porque aquí en esta frase el "sujeto natural" no es persona, puesto que sí es muy cierto que el sujeto natural de ese perro y de ese gato forma parte del mundo real en el que vivimos... "Sujeto natural" es un concepto claro y distinto, mientras que "persona natural" es confuso y oscuro, salvando lo ya dicho, a saber, que en este mundo hasta los abogados son "naturales".

Si el "el sujeto fiscal" es una ficción legal, también es una ficción legal la "persona natural", por lo ya dicho: porque los naturales neandhartalensis y los esclavos romanos no eran personas (personare= hipostasis= ficción puesta), sino sujetos naturales. Las ficciones legales del Derecho son para el funcionamiento del derecho, no para la vida cotidiana externa al juzgado. Es lo mismo que si un químico pretendiese que nosotros en la vida cotidiana nos guiásemos por la tabla de Mendeleiev. Moriríamos en diez minutos.

jorge antonio soler sanz escribió:
<Vuelvo a insistir en el hecho de que el sujeto fiscal es una ficción legal. La ley no puede sino más que "obligar", como dices tú, desde esta entidad ficticia y no ya tanto desde el sujeto natural.>
Esto es una pura abstracción!!

La Ley no obliga desde una ficción ("desde esta entidad ficticia"), sino que usa de las entidades ficticias porque al "sujeto natural" le conviene y porque ha de haber alguna forma de hacerlo... La Ley no obliga desde una ficción, sino desde la fuerza real del "sujeto natural" (o clase) que se agazapa tras esa ficción... Decir que no usa de la fuerza de obligar directamente es la misma puerilidad cuando decimos que no fue Zapatero o Agatocles, sino la policía a su servicio la que reprimió una huelga o una sublevación. A mi no me mete en la cárcel en caso de merecerlo una "entidad ficticia", sino el policía en tanto "sujeto natural": Ni la cárcel, ni la policía, ni los grilletes, ni los verdugos son "entidades ficticias", y si no fuera por ellos las entidades ficticias serían el azmerreir del mundo. La Ley es ante todo y realmente FUERZA natural de uno o de varios sujetos naturales y lo demás, lo ficticio, el sujeto fiscal, la Institución, es su modo formal y practico de operar. Desde luego cualquier fiscal sin la policía es un verdadero payaso. La ficción del "fiscal", su título, es posterior a su fuerza de obligar en tanto "magistrado que, representando el interés público, intervenía cuando era necesario en los negocios civiles"....en nombre de la camarilla en el Poder... Porque eso de "el interés público" es otra ficción ya que todo interés es sólo particular.

Me gusta que hables ahora de "personas jurídicas"..., y esto no es "lo mismo que has estado diciendo tú pero de otro modo", ya que antes hablabas de "personas naturales" (también los abogados deberían estudiar filosofía...)

Yo creo que estás deformado por el Derecho, que eres un reduccionista empedernido. Por ejemplo:

jorge antonio soler sanz escribió:
<La existencia del Estado es fundamental, pero sólo en tanto que garante de los principios del derecho; y lo que quiere el derecho, raramente suele coincidir con lo que quiere la mayoría.>
Precisamente porque el derecho es lo que quiere una minoría, la minoría o clase que domina el aparato del Estado (la que puede).
La existencia del Estado es fundamental porque el Estado -la fuerza, el statuis- es el fundamento del derecho, porque en ningún momento puede haber derecho sin Estado, pero sí hay momentos en que hay Estado sin derecho, por decirlo así, o sin apenas derecho: en la guerra, en la secesión, en la revolución y en la independencia de las partes constitutivas del antiguo Estado, es decir, en los procesos revolucionarios constituyentes, en la dictadura. Con lo que el derecho se reduce a la pervivencia y existencia eutáxica de la Unidad política. Ese es el supremo derecho, que el Estado se de a sí mismo su derecho a serlo -y aquí, sí- como sea y usando los medios que sean. La realidad sobrepuja siempre a las ideas.
Todo esto es muy imbricado y complejo, pero es la "toma del poder" por los menos lo que hace al derecho, y por tanto el propio Estado -y sin dejar de ser un Estado de derecho, pues el mero hecho de serlo ese es su derecho- puede, para constituirse o para protegerse, prescindir de la "garantía de los principios" tuyos del derecho. El Estado de excepción, o la dictadura, como Dios manda, es un estado de derecho, pero no garantiza ningunos "principios del derecho", porque es él el que los establece o restablece con su "excepcionalidad" y según sus necesidades el derecho que le conviene, ya que el dictador es un "comisario de acción absoluto":<En interés del fin a alcanzar por la acción del dictador, el dictador recibe un apoderamiento, cuya significación esencial consiste en la abolición de las barreras jurídicas y en la facultad para transgredir derechos de terceros, cuando lo haga necesario la situación de las cosas.>(Carl Schmitt. La dictadura. Alianza 1999, pág. 71)

jorge antonio soler sanz escribió:
<...pero el hecho de que al Estado le vayan mal las cosas no quiere decir que nosotros tengamos que pagar los platos rotos. De hecho, al Estado le puede ir mal mientras que a nosotros los ciudadanos bien. Sólo se trata de hacerse consciente de para quién está trabajando uno.>


De hecho, cuando al Estado le van mal las cosas, sus súbditos, sus sujetos sometidos a su férula, sometidos a su derecho, los sub-dites, subdĭtus...pagan siempre los platos rotos (la prueba la actual crisis financiera pagada por quienes pueden, por la clase media mayoritaria), y es que siempre es mejor pasar bajo el yugo en las Horcas Caudinas que no perder enteramente la Patria. Y además: el Estado, cuando de platos rotos se trata, no se llama "Estado", sino España, Francia, Inglaterra, etc. Y cuando a España le van mal las cosas peor no les puede ir a los españoles. Pues España y su Estado es un asunto de protección para no pagar los platos rotos de otros, de los franceses, de los ingleses, etc.

<"El fundamento esencial del derecho es el principio de la maldad natural del hombre; dado que el hombre es malvado por naturaleza, por consiguiente necesita un dominio. Pero los dominios solamente pueden establecerse, es decir, los hombres pueden unificarse, tan sólo en una unidad en contra; contra otros hombres. Toda asociación de hombres es necesariamente una separación de otros hombres. La tendencia a separarse (y con esto el agrupamiento de la humanidad en amigos y enemigos) está dada en la naturaleza humana; es en este sentido, destino, y punto".>(Correspondencia de Leo Strauss al "jurista nazi" Carl Schmitt. 4 de septiembre de 1932).

Lo que pasa es que los liberales no desean ser súbditos, desean ser "liberales", sin percatarse de que es imposible ser liberales sin ser subdĭtus, sin ser súbditos españoles enfrentados a los ingleses et al...¡Desean leyes y no estar subdĭtes a ellas!

En el fondo, y cuando se trata de llegar al contrato social (???) sin la mediación del Estado, el contratante con más poder se está erigiendo él mismo en un mini Estado, en un Egócrata, trata de ser él el que imponga las formas de las mediaciones del contrato, y por tanto usurpa la función del Estado (de "subyugación"). Es en este sentido que el liberalismo retrocede a la edad de la piedra anulando todo el mundo previo del Derecho estatal al creer la ficción de que el estado queda subordinado al orden jurídico vigente creado por él mismo. Pero el primerísimo "derecho estatal" es el derecho a la supervivencia del propio Estado y por los medios que fueren, (esta es la virtud de los consules Espurio Postumio Albino y Tito Veturio Calvino en la humillación de las Horcas Caudinas: que hay que salvar el ejército, la fuerza, aunque sea con humillación porque si así no fuese Roma sin ejército estaría indefensa y perdida.

El Derecho no lo es todo ni es lo principal:<...donde la materia está tan corrompida que las leyes no bastan para frenarla, es preciso ordenar, junto con las leyes, alguna fuerza mayor, como un poder regio que, con autoridad absoluta y extraordinaria, ponga freno a la excesiva ambición y corruptela de los poderosos.>(Nicolás Maquiavelo. Discurso sobre la primera década de Tito Livio. Alianza 2000, pág. 170. Lib. I, 55)

Dices que..."El Estado carece de autoridad efectiva para decirle al sujeto natural como debe vivir."

Por el contrario, el Estado es la autoridad efectiva para decirle al sujeto personal como debe vivir. De hecho ahora tú y yo estamos viviendo todo esto en español y con una previa educación, con una previa cultura administrada. Y yo prefiero que sea la esencia de la política, es decir, el Estado, el que me de la educación y me enseñe las costumbres en las cuales vivir, que no la esencia religiosa o la esencia del Derecho, por lo ya dicho: porque el Estado me da un Derecho, y tu derecho abstracto y flotando en las nubes me quita mi estado...¿y en qué quedo yo sin este "estado" mío...? Quedo convertido en un ser fuera del censo (census), no censado, incensado, en un in-decente, en lo opuesto al de-cens, del censo de las tribus de Roma, un bárbaro.
Repito que el error estriba en reducir el mundo a una sola esencia freundiana (Orden juríco, Orden económico y Orden político) en lugar de comprenderlo con la solapación y perennidad imbricada de todas ellas.
Por ello el "que decide no elegir también está decidiendo algo". Sí, pero esto es cierto siempre y cuando lo decida en algún lugar... Y a la toma de la tierra, a ese lugar se la llama "Estado", es decir, España.

Como se puede comprobar, yo no estoy por lo que dice Rayo, por "equiparar al gobierno con todos nosotros o con la sociedad", pues que cavilo con el "partes extra partes"; tampoco estoy por el Plan E ni por la invasión de la férula de lo económico por parte del Estado ni por someter al Estado a la férula de lo jurídico. Además, esto último ya lo depuró de sobras Carl Schmitt: no se puede juridificar al Estado al ser él la fuente del Poder so pena de convertir en Poder estatal al juridificador que todo lo juridifica. El Poder Judicial no es el Poder Ejecutivo.
Si creo que las "clases" tienen más vigencia analítica y explican más que los "individuos" (Gustavo Bueno tiene un texto sobre "El individuo en la Historia" bueno de leer), o por lo menos la presión de la demanda la explican mejor las teorías de las clases y de los conjuntos y grupos que no la de los átomos aislados, aunque no se puede comprender una clase sin saber que está compuesta por sujetos o individuos (toda parte se compone de otras partes y es siempre mayor y anterior el todo que sus partes. Por tanto sin el Estado no habrías partes y nada seríamos).

Juan Ramón Rallo escribió:
<Orval Watts, en la mejor tradición del liberalismo clásico, recuerda que las actuaciones del gobierno se basan en la compulsión, por lo que toda política que vaya más allá de la defensa de la libertad de los individuos supondrá una violación de sus derechos: "La condición esencial para que existan derechos humanos y libertad es no interferir. Los keynesianos, frente al liberalismo clásico, proponen un gobierno ilimitado".>
Un gobierno liberal habría también de compulsionar a unos para salvarguardar las libertades individuales frente a otros, pero aparte de esto, y por lo ya dicho, el Estado, efectivamente, puede violar los derechos de los individuos a veces por mor de ellos: Nadie diría que en la Gran guerra la Alemania hitlerita mandó a sus hijos a morir por la Patria y por el llamado Bien común, pero nadie negaría que eso sí lo hicieron así los ingleses, los norteamericanos, etc.

Lo siento por Rayo, pero a mi no me interesan para nada eso de los "derechos humanos". Tal cosa no existe, y el derecho, para serlo, ha de ser positivo, estatal, con fuerza de aplicación (Garzón es un phantasma!)... Huerta de Soto estaría encantado -y yo también- de que el Parlamento inglés aprobara el correcto uso y aplicación de la Ley de Peel y que compulsionara e interfiriera todo lo posible para implantarla de manera indeleble en la sociedad inglesa... A veces la condición de la libertad es interferir. Por ejemplo, para reprimir a los keynesianos y evitar que ellos nos repriman a nosotros. No estoy por un gobierno ilimitado (eso no existe), pero tampoco estoy por la necia anarquía liberal. Ambas cosas son absurdas.

...............

jorge antonio soler sanz escribió:
<Después de todo, si el pensar no tiene la capacidad de afectar al mundo, de provocar cambios precisos en él y traducibles en la propia mejora de la calidad de vida, no contiene saber alguno.>


Este es el catecismo de todo buen progre. Desde luego existe un progreso tecnológico y un progreso económico. En todo lo demás niego todo progreso y me adscribo desde mi ateísmo al conservadurismo de un Hans Urs Von Balthasar:

<Nosotros no conocemos en absoluto la forma de una sociedad humana paradisíaca; es imposible reconstruir "un derecho natural primitivo" (paradisíaco). Tampoco conocemos una relación primitiva (paradisíaca) entre los sexos, puesto que del primer matrimonio sólo nacieron hijos fuera del Paraíso. Toda especulación sobre la relación amo-esclavo que pretenda remontarse a antes de la "caída", caerá en el vacío, esa relación sólo se puede comprender mirando hacia adelante, en Cristo como Logos recapitulador.

Esta diferencia, en la medida en que caracteriza la condición de la naturaleza humana no redimida, es fundamental e irrevocable. No hay familia sin autoridad y obediencia, no hay tribu sin gobierno, más o menos rígido, de un individuo o de un grupo de "mejores" (aristoi), sea cual sea el modo como han llegado al poder, y se obedezca de buena o mala gana su dirección. No hay ningún pueblo sin príncipe y órganos de gobierno, más o menos elaborados. Sean cuales sean los medios con los que este ordenamiento se instituya o se afirme, estos son en gran parte los de la violencia.>
(Hans Urs Von Balthasar. El todo en el fragmento, ed. Encuentro 2008, pág. 317).

Maquiavelo o el realismo político está reñido con el liberalismo en la medida en que este liberalismo quiera y pretenda sobrepasar y suplantar a lo político y la política. Adiós.



_________________
José Mª Rodríguez Vega

...Post eventum vani sunt questus
(“Cuando aparece el necio todo son problemas”).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
zarpax
Site Admin




Registrado: 27 Sep 2007
Mensajes: 618
Ubicación: Barcelona

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Sab Oct 16, 2010 7:22 am    Asunto: Tambie&#769;n los abogados deberi&#769;an estudiar f Responder citando

jorge antonio soler sanz escribió:
<...Que es lo mismo que he estado diciendo yo pero de otro modo. Lo importante de esta descripción del derecho es que en ella se deja clara la idea de que una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de la "persona natural".>


Como todo es natural y como todo es naturaleza, esa oración también es cierta de muchas otras maneras:

<una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de los "perros y gatos"...>

<una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de cualquier otra "corporación"...>

<una "corporación" tiene un modo de existencia distinto de cualquier cosa distinta que no sea una "corporación"...>

jorge antonio soler sanz escribió:
<La entidad testaferraria sólo tiene existencia en el ámbito legal mientras que el sujeto natural forma parte del mundo real en el que vivimos...................Vuelvo a insistir en el hecho de que el sujeto fiscal es una ficción legal.>


A ver si te aclaras, porque aquí en esta frase el "sujeto natural" no es persona, puesto que sí es muy cierto que el sujeto natural de ese perro y de ese gato forma parte del mundo real en el que vivimos... "Sujeto natural" es un concepto claro y distinto, mientras que "persona natural" es confuso y oscuro, salvando lo ya dicho, a saber, que en este mundo hasta los abogados son "naturales".

Si el "el sujeto fiscal" es una ficción legal, también es una ficción legal la "persona natural", por lo ya dicho: porque los naturales neandhartalensis y los esclavos romanos no eran personas (personare= hipostasis= ficción puesta), sino sujetos naturales. Las ficciones legales del Derecho son para el funcionamiento del derecho, no para la vida cotidiana externa al juzgado. Es lo mismo que si un químico pretendiese que nosotros en la vida cotidiana nos guiásemos por la tabla de Mendeleiev. Moriríamos en diez minutos.

jorge antonio soler sanz escribió:
<Vuelvo a insistir en el hecho de que el sujeto fiscal es una ficción legal. La ley no puede sino más que "obligar", como dices tú, desde esta entidad ficticia y no ya tanto desde el sujeto natural.>
Esto es una pura abstracción!!

La Ley no obliga desde una ficción ("desde esta entidad ficticia"), sino que usa de las entidades ficticias porque al "sujeto natural" le conviene y porque ha de haber alguna forma de hacerlo... La Ley no obliga desde una ficción, sino desde la fuerza real del "sujeto natural" (o clase) que se agazapa tras esa ficción... Decir que no usa de la fuerza de obligar directamente es la misma puerilidad cuando decimos que no fue Zapatero o Agatocles, sino la policía a su servicio la que reprimió una huelga o una sublevación. A mi no me mete en la cárcel en caso de merecerlo una "entidad ficticia", sino el policía en tanto "sujeto natural": Ni la cárcel, ni la policía, ni los grilletes, ni los verdugos son "entidades ficticias", y si no fuera por ellos las entidades ficticias serían el azmerreir del mundo. La Ley es ante todo y realmente FUERZA natural de uno o de varios sujetos naturales y lo demás, lo ficticio, el sujeto fiscal, la Institución, es su modo formal y practico de operar. Desde luego cualquier fiscal sin la policía es un verdadero payaso. La ficción del "fiscal", su título, es posterior a su fuerza de obligar en tanto "magistrado que, representando el interés público, intervenía cuando era necesario en los negocios civiles"....en nombre de la camarilla en el Poder... Porque eso de "el interés público" es otra ficción ya que todo interés es sólo particular.

Me gusta que hables ahora de "personas jurídicas"..., y esto no es "lo mismo que has estado diciendo tú pero de otro modo", ya que antes hablabas de "personas naturales" (también los abogados deberían estudiar filosofía...)

Yo creo que estás deformado por el Derecho, que eres un reduccionista empedernido. Por ejemplo:

jorge antonio soler sanz escribió:
<La existencia del Estado es fundamental, pero sólo en tanto que garante de los principios del derecho; y lo que quiere el derecho, raramente suele coincidir con lo que quiere la mayoría.>
Precisamente porque el derecho es lo que quiere una minoría, la minoría o clase que domina el aparato del Estado (la que puede).
La existencia del Estado es fundamental porque el Estado -la fuerza, el statuis- es el fundamento del derecho, porque en ningún momento puede haber derecho sin Estado, pero sí hay momentos en que hay Estado sin derecho, por decirlo así, o sin apenas derecho: en la guerra, en la secesión, en la revolución y en la independencia de las partes constitutivas del antiguo Estado, es decir, en los procesos revolucionarios constituyentes, en la dictadura. Con lo que el derecho se reduce a la pervivencia y existencia eutáxica de la Unidad política. Ese es el supremo derecho, que el Estado se de a sí mismo su derecho a serlo -y aquí, sí- como sea y usando los medios que sean. La realidad sobrepuja siempre a las ideas.
Todo esto es muy imbricado y complejo, pero es la "toma del poder" por los menos lo que hace al derecho, y por tanto el propio Estado -y sin dejar de ser un Estado de derecho, pues el mero hecho de serlo ese es su derecho- puede, para constituirse o para protegerse, prescindir de la "garantía de los principios" tuyos del derecho. El Estado de excepción, o la dictadura, como Dios manda, es un estado de derecho, pero no garantiza ningunos "principios del derecho", porque es él el que los establece o restablece con su "excepcionalidad" y según sus necesidades el derecho que le conviene, ya que el dictador es un "comisario de acción absoluto":<En interés del fin a alcanzar por la acción del dictador, el dictador recibe un apoderamiento, cuya significación esencial consiste en la abolición de las barreras jurídicas y en la facultad para transgredir derechos de terceros, cuando lo haga necesario la situación de las cosas.>(Carl Schmitt. La dictadura. Alianza 1999, pág. 71)

jorge antonio soler sanz escribió:
<...pero el hecho de que al Estado le vayan mal las cosas no quiere decir que nosotros tengamos que pagar los platos rotos. De hecho, al Estado le puede ir mal mientras que a nosotros los ciudadanos bien. Sólo se trata de hacerse consciente de para quién está trabajando uno.>


De hecho, cuando al Estado le van mal las cosas, sus súbditos, sus sujetos sometidos a su férula, sometidos a su derecho, los sub-dites, subdĭtus...pagan siempre los platos rotos (la prueba la actual crisis financiera pagada por quienes pueden, por la clase media mayoritaria), y es que siempre es mejor pasar bajo el yugo en las Horcas Caudinas que no perder enteramente la Patria. Y además: el Estado, cuando de platos rotos se trata, no se llama "Estado", sino España, Francia, Inglaterra, etc. Y cuando a España le van mal las cosas peor no les puede ir a los españoles. Pues España y su Estado es un asunto de protección para no pagar los platos rotos de otros, de los franceses, de los ingleses, etc.

<"El fundamento esencial del derecho es el principio de la maldad natural del hombre; dado que el hombre es malvado por naturaleza, por consiguiente necesita un dominio. Pero los dominios solamente pueden establecerse, es decir, los hombres pueden unificarse, tan sólo en una unidad en contra; contra otros hombres. Toda asociación de hombres es necesariamente una separación de otros hombres. La tendencia a separarse (y con esto el agrupamiento de la humanidad en amigos y enemigos) está dada en la naturaleza humana; es en este sentido, destino, y punto".>(Correspondencia de Leo Strauss al "jurista nazi" Carl Schmitt. 4 de septiembre de 1932).

Lo que pasa es que los liberales no desean ser súbditos, desean ser "liberales", sin percatarse de que es imposible ser liberales sin ser subdĭtus, sin ser súbditos españoles enfrentados a los ingleses et al...¡Desean leyes y no estar subdĭtes a ellas!

En el fondo, y cuando se trata de llegar al contrato social (???) sin la mediación del Estado, el contratante con más poder se está erigiendo él mismo en un mini Estado, en un Egócrata, trata de ser él el que imponga las formas de las mediaciones del contrato, y por tanto usurpa la función del Estado (de "subyugación"). Es en este sentido que el liberalismo retrocede a la edad de la piedra anulando todo el mundo previo del Derecho estatal al creer la ficción de que el estado queda subordinado al orden jurídico vigente creado por él mismo. Pero el primerísimo "derecho estatal" es el derecho a la supervivencia del propio Estado y por los medios que fueren, (esta es la virtud de los consules Espurio Postumio Albino y Tito Veturio Calvino en la humillación de las Horcas Caudinas: que hay que salvar el ejército, la fuerza, aunque sea con humillación porque si así no fuese Roma sin ejército estaría indefensa y perdida.

El Derecho no lo es todo ni es lo principal:<...donde la materia está tan corrompida que las leyes no bastan para frenarla, es preciso ordenar, junto con las leyes, alguna fuerza mayor, como un poder regio que, con autoridad absoluta y extraordinaria, ponga freno a la excesiva ambición y corruptela de los poderosos.>(Nicolás Maquiavelo. Discurso sobre la primera década de Tito Livio. Alianza 2000, pág. 170. Lib. I, 55)

Dices que..."El Estado carece de autoridad efectiva para decirle al sujeto natural como debe vivir."

Por el contrario, el Estado es la autoridad efectiva para decirle al sujeto personal como debe vivir. De hecho ahora tú y yo estamos viviendo todo esto en español y con una previa educación, con una previa cultura administrada. Y yo prefiero que sea la esencia de la política, es decir, el Estado, el que me de la educación y me enseñe las costumbres en las cuales vivir, que no la esencia religiosa o la esencia del Derecho, por lo ya dicho: porque el Estado me da un Derecho, y tu derecho abstracto y flotando en las nubes me quita mi estado...¿y en qué quedo yo sin este "estado" mío...? Quedo convertido en un ser fuera del censo (census), no censado, incensado, en un in-decente, en lo opuesto al de-cens, del censo de las tribus de Roma, un bárbaro.
Repito que el error estriba en reducir el mundo a una sola esencia freundiana (Orden juríco, Orden económico y Orden político) en lugar de comprenderlo con la solapación y perennidad imbricada de todas ellas.
Por ello el "que decide no elegir también está decidiendo algo". Sí, pero esto es cierto siempre y cuando lo decida en algún lugar... Y a la toma de la tierra, a ese lugar se la llama "Estado", es decir, España.

Como se puede comprobar, yo no estoy por lo que dice Rayo, por "equiparar al gobierno con todos nosotros o con la sociedad", pues que cavilo con el "partes extra partes"; tampoco estoy por el Plan E ni por la invasión de la férula de lo económico por parte del Estado ni por someter al Estado a la férula de lo jurídico. Además, esto último ya lo depuró de sobras Carl Schmitt: no se puede juridificar al Estado al ser él la fuente del Poder so pena de convertir en Poder estatal al juridificador que todo lo juridifica. El Poder Judicial no es el Poder Ejecutivo.
Si creo que las "clases" tienen más vigencia analítica y explican más que los "individuos" (Gustavo Bueno tiene un texto sobre "El individuo en la Historia" bueno de leer), o por lo menos la presión de la demanda la explican mejor las teorías de las clases y de los conjuntos y grupos que no la de los átomos aislados, aunque no se puede comprender una clase sin saber que está compuesta por sujetos o individuos (toda parte se compone de otras partes y es siempre mayor y anterior el todo que sus partes. Por tanto sin el Estado no habrías partes y nada seríamos).

Juan Ramón Rallo escribió:
<Orval Watts, en la mejor tradición del liberalismo clásico, recuerda que las actuaciones del gobierno se basan en la compulsión, por lo que toda política que vaya más allá de la defensa de la libertad de los individuos supondrá una violación de sus derechos: "La condición esencial para que existan derechos humanos y libertad es no interferir. Los keynesianos, frente al liberalismo clásico, proponen un gobierno ilimitado".>
Un gobierno liberal habría también de compulsionar a unos para salvarguardar las libertades individuales frente a otros, pero aparte de esto, y por lo ya dicho, el Estado, efectivamente, puede violar los derechos de los individuos a veces por mor de ellos: Nadie diría que en la Gran guerra la Alemania hitlerita mandó a sus hijos a morir por la Patria y por el llamado Bien común, pero nadie negaría que eso sí lo hicieron así los ingleses, los norteamericanos, etc.

Lo siento por Rayo, pero a mi no me interesan para nada eso de los "derechos humanos". Tal cosa no existe, y el derecho, para serlo, ha de ser positivo, estatal, con fuerza de aplicación (Garzón es un phantasma!)... Huerta de Soto estaría encantado -y yo también- de que el Parlamento inglés aprobara el correcto uso y aplicación de la Ley de Peel y que compulsionara e interfiriera todo lo posible para implantarla de manera indeleble en la sociedad inglesa... A veces la condición de la libertad es interferir. Por ejemplo, para reprimir a los keynesianos y evitar que ellos nos repriman a nosotros. No estoy por un gobierno ilimitado (eso no existe), pero tampoco estoy por la necia anarquía liberal. Ambas cosas son absurdas.

...............

jorge antonio soler sanz escribió:
<Después de todo, si el pensar no tiene la capacidad de afectar al mundo, de provocar cambios precisos en él y traducibles en la propia mejora de la calidad de vida, no contiene saber alguno.>


Este es el catecismo de todo buen progre. Desde luego existe un progreso tecnológico y un progreso económico. En todo lo demás niego todo progreso y me adscribo desde mi ateísmo al conservadurismo de un Hans Urs Von Balthasar:

<Nosotros no conocemos en absoluto la forma de una sociedad humana paradisíaca; es imposible reconstruir "un derecho natural primitivo" (paradisíaco). Tampoco conocemos una relación primitiva (paradisíaca) entre los sexos, puesto que del primer matrimonio sólo nacieron hijos fuera del Paraíso. Toda especulación sobre la relación amo-esclavo que pretenda remontarse a antes de la "caída", caerá en el vacío, esa relación sólo se puede comprender mirando hacia adelante, en Cristo como Logos recapitulador.

Esta diferencia, en la medida en que caracteriza la condición de la naturaleza humana no redimida, es fundamental e irrevocable. No hay familia sin autoridad y obediencia, no hay tribu sin gobierno, más o menos rígido, de un individuo o de un grupo de "mejores" (aristoi), sea cual sea el modo como han llegado al poder, y se obedezca de buena o mala gana su dirección. No hay ningún pueblo sin príncipe y órganos de gobierno, más o menos elaborados. Sean cuales sean los medios con los que este ordenamiento se instituya o se afirme, estos son en gran parte los de la violencia.>
(Hans Urs Von Balthasar. El todo en el fragmento, ed. Encuentro 2008, pág. 317).

Maquiavelo o el realismo político está reñido con el liberalismo en la medida en que este liberalismo quiera y pretenda sobrepasar y suplantar a lo político y la política. Adiós.



_________________
José Mª Rodríguez Vega

...Post eventum vani sunt questus
(“Cuando aparece el necio todo son problemas”).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
jorge antonio soler sanz





Registrado: 19 Ago 2010
Mensajes: 25
Ubicación: Birmingham

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Sab Oct 16, 2010 9:14 am    Asunto: Responder citando

Vuelvo a insistir en que una cosa es lo que tú crees que significan las palabras, o a lo que se refieren desde un punto de vista filosófico, y otra bien distinta es lo que se entiende por ellas en el ámbito del derecho. Cuando digo que la Filosofía es una ficción, se debe a esta forma de razonar desconectada del ser real de las cosas. Yo a Gustavo Bueno le entiendo bien con eso que dice del sujeto hipostasiado, pero tú a mi no me estás entendiendo nada. El sistema que yo presento y su significado es este; no lo que tú dices. Sólo sigue mis instrucciones y dime dónde me equivoco desde dentro del propio sistema (no desde fuera de él). Los abogados deberán estudiar filosofía, pero creo que ya es hora de que los filósofos aprendan economía y derecho, sobre todo, para decir más las cosas con los pies en el suelo.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
zarpax
Site Admin




Registrado: 27 Sep 2007
Mensajes: 618
Ubicación: Barcelona

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Sab Oct 16, 2010 2:14 pm    Asunto: El hombre solitario es una bestia o un dios. Responder citando

Déjame de pamplinas!

Cita:
<<Cuando digo que la Filosofía es una ficción, se debe a esta forma de razonar desconectada del ser real de las cosas.>>


O sea, que soy yo, que trato de ser materialista, el que pienso "desconectando el ser de las cosas"... Empero yo te he hablado del derecho positivo y de la "fuerza" de Rudolf Von Ihering, que son cosas muy reales, y tú me has hablado de los derechos humanos (como si todos los humanos hubiéramos tenido o tengamos hoy en día el mismo derecho!! -Esto es como aquello de Aristóteles: "El amigo de todo el mundo no es un amigo."....Los derechos de todo el mundo es un torcido!!) y me has hablado de la "persona natural" refiriendote con ello a las personas "físicas", siendo como son meras hipostasis, meras fictas, que lo "físico" es el hombre (homo), y la hipóstasis, lo artificioso, la persona, sus atributos como persona. Tú cavilas como los curas: cres que tu metafísica es física y que no es un puro IDEALISMO jurídico.

Cita:
<Yo a Gustavo Bueno le entiendo bien con eso que dice del sujeto hipostasiado, pero tú a mi no me estás entendiendo nada.>
Demuéstramelo, por favor... Pon alguna cita suya y coméntala, porque no sé a qué te refieres ni donde está eso, etc.

Cita:
<El sistema que yo presento y su significado es este; no lo que tú dices. Sólo sigue mis instrucciones y dime dónde me equivoco desde dentro del propio sistema (no desde fuera de él).>


Eres un dogmático, pues si yo "estoy fuera de tu sistema", como dices, mal te puedo demostrar nada cuando me niegas poder "estar dentro de él" para hacerlo. Como puedes ver, hasta en estas pequeñas cosas tienes mal estructurado tu pensamiento.

Podía ser la cosa al revés: que eres tú el que está fuera del mundo y de "mi sistema" al creer que el mundo entero ha de guiarse por ese Black´s Law.

Es evidente que no voy a "seguir tus instrucciones"... Ya te he dicho de sobras donde te equivocas y yo pienso que eres tú el que no está con los pies en el suelo y que cree en phantasías, con "pe" y "hache".

En fin..., prefiero a Strauss y a Schmitt o a Jellinek y a Meinecke que no a ti. Ellos creían lo mismo que Aristóteles: que hay que estar gobernados, interferidos, pues..."el hombre solitario -sin Estado-, es una bestia o un dios."

No traduzcas tu Ley de Black, de la pérfida Albión, al lenguaje de tu vida cotidiana porque te tomarán por loco. Y una buena prueba de ello es que hoy en día, aquí en España y en toda Europa, la mayoría de las gentes creen en tus "derechos naturales" y en tus muy, muy, "humanos" derechos... y en que las "personas naturales" (hipostasis naturata!!) andan sueltas por la calle como los higos andan colgados de la higuera. Sin embargo en lo que yo digo no cree casi nadie.... Y esta es precisamente la prueba de que estás equivocado, que lo que has aprendido es una mera retahíla amontonada de palabras ideológicas, de cobertura jurídica históricamente ideológica. Eso es lo que gusta al populacho y es también a lo que los antiguos llamaban demagogia. Adiós.



_________________
José Mª Rodríguez Vega

...Post eventum vani sunt questus
(“Cuando aparece el necio todo son problemas”).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
jorge antonio soler sanz





Registrado: 19 Ago 2010
Mensajes: 25
Ubicación: Birmingham

Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mar Oct 19, 2010 6:20 pm    Asunto: Responder citando

Cita:
O sea, que soy yo, que trato de ser materialista, el que pienso "desconectando el ser de las cosas"


Ya te he respondido esto en otro lugar cuando explicaba lo de los leguajes de observación puros y el hecho de que toda teoría contiene una carga teórica. El materialismo, como el positivismo, no son más que modos de conceptualizar el mundo.

Cita:
tú me has hablado de los derechos humanos (como si todos los humanos hubiéramos tenido o tengamos hoy en día el mismo derecho!!


Si has inferido esto de lo que digo, está mal, porque uno de los corolarios que se deducen de lo que digo es que no todos los hombres tienen los mismos derechos naturales. La constitución americana dice en este sentido que no puede haber una lista exhaustiva de derechos. Alguien con las piernas cortas no tiene el mismo derecho a correr tan rápido como otro que sea más alto.

Cita:
Demuéstramelo, por favor... Pon alguna cita suya y coméntala, porque no sé a qué te refieres ni donde está eso, etc.


Esto es lo que has estado diciendo tú sobre la persona de neandertal y demás. Tú dices que la persona física no puede ser la persona natural porque está última esta hipostasiada. La persona tiene atributos, es artificiosa, por lo que el término no se refiere a la misma cosa que "hombre físico".

Yo con esto puedo estar de acuerdo, pero el ámbito que tienen cabida estos conceptos es el filosófico, y no el administrativo del derecho. Pero olvídenos de lo que dice el Black´s Law aquí, que no es un tomo legislativo sino sólo un "diccionario", y busquemos lo que significa "persona natural" en el ámbito del derecho español. Si buscas esta palabra te darás cuenta de que los términos "persona natural" y "persona física" son perfectamente equiparables en el mundo del derecho español, y que estas palabras tienen su antecedente en el derecho romano. De hecho, alguien puede abrir una empresa, bien como persona natural, o bien como persona jurídica.

Cita:
Eres un dogmático, pues si yo "estoy fuera de tu sistema", como dices, mal te puedo demostrar nada cuando me niegas poder "estar dentro de él" para hacerlo. Como puedes ver, hasta en estas pequeñas cosas tienes mal estructurado tu pensamiento.


Bueno, a lo mejor esto que estoy diciendo aquí no es correcto, pero por mal expresado. Lo que pretendo decir es que dejes de descalificaciones personales y te centres en lo que se está diciendo.

Cita:
Eso es lo que gusta al populacho y es también a lo que los antiguos llamaban demagogia. Adiós.


Si esto que estás diciendo aquí es la verdad, entonces no entiendo por qué me encuentro aislado profesionalmente, o por qué tengo tan pocas probabilidades de ser aplaudido por lo que estoy diciendo.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión » Economía Todas las horas son GMT
Todas las horas son GMT
Página 1 de 1


 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001- 2004 phpBB Group
Designed for Trushkin.net | Styles Database

Crea tu foro | foros de Politica | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para wordpress ssd en Desafiohosting.com